Más

Suscribirse

Redes Sociales

Profesores de escuela pública lusa toman Lisboa en mayor protesta de maestros

Lisboa ha acogido este sábado una marcha masiva de profesores de la escuela pública con niveles récord de participación donde los manifestantes, que reclaman “respeto” para revalorizar la carrera docente, han prometido no parar la lucha hasta que el Gobierno revierta la situación.

“Vamos a tener hoy con seguridad la mayor manifestación de siempre de profesores de Portugal (….), es una cosa extraordinaria”, afirmó en declaraciones a EFE el secretario general de la Federación Nacional de Profesores (Fenprof) lusa, Mário Nogueira, quien calcula que la participación rondó las 140.000 personas.

El sindicalista recordó las protestas del 2008 durante el Gobierno socialista de José Sócrates, cuando se superaron las 100.000 personas. En esa ocasión, los manifestantes salieron contra el nuevo sistema de “evaluación” profesional.

Esta vez, han salido en contra del Gobierno de António Costa al considerar que el sector sufre una “falta de inversión” que provoca “precariedad” tras el empeoramiento de las condiciones laborales y salariales y que falten profesionales por ser una carrera “poco atractiva”.

“Son muchas cosas que acaban por converger y traen a la calle esta inmensidad de personas”, resumió el dirigente de Fenprof, uno de los nueve sindicatos que han convocado esta marcha que ha recorrido cerca de 2,5 kilómetros de calles de Lisboa y ha acabado en la turística Plaza del Comercio.

Los miles de manifestantes eran de todas partes del país, llegados en autocares o en coches particulares con amigos, colegas o familiares, y portaban silbatos, bocinas y carteles con pedidos como “respeto”, “socorro”, “por la escuela pública” y “quien se duerme en democracia se despierta en dictadura”, entre otros.

María Guerra, profesora de Leiria (a unos 150 kilómetros al norte de Lisboa), fue una de los manifestantes que ha llegado en autocar.

En su caso, participaba en solidaridad por sus colegas: “Mi situación es estable. Pertenezco al cuadro de la escuela desde hace más de 30 años. Pero estoy aquí por mis alumnos, por mis colegas precarios, por cuestiones que envuelven a los trabajadores más mayores, por los congelamientos (de los salarios)”, explicó a EFE.

Alegó que los docentes han sido “comprensivos” tras la pandemia del coronavirus, pero aseguró que ya están “exhaustos”. “Más de 100.000 personas no pueden estar equivocadas”, insistió.

Elsa Vieira, llegada de Entroncamento (unos 120 kilómetros al norte de Lisboa) en otro autocar, explicó que, debido a las restricciones en los cupos para subir de categoría en la carrera docente que sufre el sector desde hace cerca de una década, tanto ella como muchos de sus colegas tienen congelado 6 años y medio de su sueldo.

Según sus cálculos tras más de 26 años de servicio, recibe 400 euros brutos mensuales menos que lo que recibiría si hubiera podido ascender.

Inês Cunha, de Lisboa, y Sara Pereira, de Aveiro (norte de Portugal), son dos amigas en la treintena que estudiaron juntas en la universidad y decidieron reencontrarse este sábado en la manifestación.

Ellas también sufren los bajos salarios, la falta de estabilidad en la carrera y el trabajo “gigante” fuera del horario lectivo, denunciaron, lo que las ha llevado a replantearse la viabilidad de su futuro en la escuela pública.

“No hay falta de profesores formados, el problema es que se van a otras áreas. Tienes profesores que son técnicos informáticos, artistas, que hacen otras cosas por falta de estabilidad. Si hoy acaba mi contrato mañana tengo que ir a otro lado y eso no es vida”, sostuvo Pereira.

Esta marcha se suma a las continuas concentraciones, cartas abiertas y huelgas convocadas en las últimas semanas en todo el país, y está previsto que los actos de protesta duren al menos hasta comienzos de marzo. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *