Más

Suscribirse

Redes Sociales

Prisión preventiva oficiosa

Pixabay
Pixabay

Nuestro Orden Jurídico Penal mantiene un sinnúmero de contradicciones, que favorecen la injusticia y la impunidad.

Dentro de las primeras (injusticias), se encuentra la figura denominada Prisión Preventiva Oficiosa, que consiste en que una persona es detenida y encarcelada antes de iniciarle un juicio; esto se realiza de manera automática, sin que un juez valore las circunstancias del hecho supuestamente delictivo, así, el juzgador carece de facultades para tomar otras medidas cautelares. La respuesta para que esto exista, es que se impone cuando hay delitos graves, los cuales se enlistan en la ley.

Lo anterior ha sido motivo de críticas intensas, pero más aún, va en contra de los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos, que han sido formal y legalmente ratificados por México.

El Artículo 19 de nuestra Constitución Política, señala en qué casos se debe de aplicar la Prisión Preventiva Oficiosa, dando por resultado que cada vez se aumentan las figuras delictivas por las cuales se debe imponer. Quienes defienden la medida, aseguran que ayuda para combatir el crimen, renglón que más bien, es una simple opinión, ya que no hay evidencias de que la existencia de la famosa Prisión Preventiva, contribuya para disminuir el fenómeno.

Otra crítica, es la que se refiere a la proporcionalidad, ya que, en algunos casos puede sustituirse por la obligación del indiciado, de presentarse periódicamente o también, el que se le pueda colocar un brazalete, por el cual se precise su ubicación.

Resulta verdaderamente trágico que por la sola “suposición”, alguien tenga que padecer la Prisión Preventiva Oficiosa, impidiéndole allegarse de los elementos convenientes para su defensa. En el ámbito de los juzgadores, existe la convicción de que la Prisión Preventiva Oficiosa, atenta no solo a los Derechos Humanos, sino contra la más elemental objetividad que deben mantener los procesos.

En el año 2022, se discutió ampliamente y en diversas jornadas, la legalidad de la Prisión Preventiva Oficiosa, con la participación de destacados juristas de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con Magistrados y Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Las conclusiones fueron contundentes, dicha figura viola la presunción de inocencia y la libertad personal; inclusive se analizó el caso en audiencia pública, de dos sujetos que se les mantuvo en Prisión Preventiva Oficiosa, sin que se concluyera su juicio, durante diecisiete años.

En el 2008, el Congreso Mexicano, en ese famoso tránsito del Sistema Penal Inquisitivo, al Penal Acusatorio, incorporó de manera indebida la Prisión Preventiva Oficiosa. Es verdaderamente contrario a la lógica, el que se buscara mayor respeto al individuo con el nuevo Sistema Penal Acusatorio y se diera pauta al ingreso de la Prisión Preventiva Oficiosa, donde algunos delitos fueron señalados para imponerla, de manera concreta, en los casos de delincuencia organizada, homicidio doloso, violación y secuestro; lo notable del hecho es que, para el 2019, el Congreso de la Unión incorporó doce delitos más, insistimos, violentando de forma verdaderamente cruel, los Derechos Humanos.

Entre los nuevos delitos en que se aplica la Prisión Preventiva Oficiosa, están el robo a casa habitación, el uso de programas sociales con fines electorales y el ejercicio abusivo de funciones; sin lugar a dudas, tales hechos son sumamente graves, pero bien se podía, como ya señalamos, buscar otras alternativas que le permitieran a los indiciados, el que sus juicios se llevaran a cabo gozando de su libertad, aplicando otras medidas cautelares.

Debemos concluir con que las fallas de nuestro Sistema Penal, son evidentes, tales como la Prisión Preventiva Oficiosa.

Nota. Estos planteamientos forman parte de la Conferencia que impartí para el Colegio de Abogados Litigantes de Zihuatanejo de Azueta, en la Universidad IXPACÍFICO, en Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero, el día 12 de enero de 2024.

 

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *