Más

Suscribirse

Redes Sociales

Prevén que Germán Larrea llegue a un acuerdo con la Federación

El empresario y sus asesores no ceden en la negociación por un tramo de 120 kilómetros de vía férrea con el gobierno federal; se espera que concreten un convenio.

El empresario Germán Larrea Mota Velasco en días pasado acaparó la atención por dos temas: su fallida intención de comprar Banamex, y la polémica que mantiene con la Federación, luego de que le fuera confiscado un tramo que tenía concesionado de 120 kilómetros de vía férrea.

El dueño de Grupo México –que domina rubros como minería, transporte e infraestructura– tiene la concesión de un tramo ferroviario en Coatzacoalcos, Veracruz, que comprende parte de la ruta que está siendo rehabilitada para la marcha de los trenes Transístmico y Maya, obras prioritarias de la administración federal.

Y es que ese tramo –clave para el paso de los trenes mencionados–, lo tenía desde 1998 en concesión Ferrosur, subsidiaria de Grupo México Transportes.

Por ello, el presidente Andrés Manuel López Obrador expropió dicho tramo ferroviario y revocó el permiso, argumentando que es de interés público y de seguridad nacional. Así, elementos de la Marina permanecen vigilando ese tramo, que sigue operando la empresa de Germán Larrea Mota Velasco.

Ante el decreto presidencial, Grupo México Transportes argumentó que fueron sorprendidos, pues se encontraban negociando con el gobierno federal. Y éste, a través del jefe del Ejecutivo, aseguró que previo a su decisión, intentó llegar a un acuerdo con los representantes del conglomerado Germán Larrea, pero que la negociación fracasó toda vez que Grupo México exigió un pago de 9 mil 500 millones de pesos como indemnización, lo cual fue rechazado por la Federación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador así se expresó sobre el particular: “yo no sé, los abogados, los asesores, expertos, mal aconsejan y vienen con una propuesta de que querían que les pagáramos 9 mil 500 millones de pesos, pues así ya no se puede, ni siquiera es un precio justo, sino un abuso”.

EL GOBIERNO BUSCA LLEGAR A UN ACUERDO

El mismo Presidente aclaró que no se trata de un pleito personal con Germán Larrea, “no, ojalá y comprendan no sólo los de esta empresa, sino otros empresarios y quienes no están de acuerdo con nosotros, ojalá y en un momento de sensatez, piensen que un gobernante tiene que representar a todos y que tienen que cuidar al interés público”.

López Obrador descartó que su administración vaya a indemnizar con dinero a Grupo México Transportes por la ocupación temporal de un tramo férreo concesionado a su filial Ferrosur, pero sí busca llegar a un acuerdo para pagar una cuota por derecho de paso a cambio de reestructurar las concesiones de dicha empresa.

“Dinero no, lo que se está buscando es una compensación. Decir: vamos a reestructurar tu concesión. Es un acuerdo… Derecho de paso y revisar si es posible si tiene una concesión que ya está por vencerse, ampliárselas”, detalló el Presidente de México.

Explicó que el acuerdo radica en que el gobierno pagará una cuota por derecho de paso cuando los trenes operados con la Secretaría de la Defensa Nacional pasen por el tramo concesionado a Grupo México Transportes, y cuando los trenes de esa empresa pasen por vías operadas por el gobierno, también deberán pagar una compensación.

El mandatario ahondó que el acuerdo –de igual manera– incluiría que la Federación reestructure las concesiones ferroviarias de Grupo México Transportes, que están por caducar.

El pasado viernes, López Obrador insistió que la recuperación de ese tramo de vía no es una expropiación, y que se encontraban en un diálogo con Grupo México para llegar a un arreglo.

El mandatario federal especificó que en aquellos casos en que se ha expropiado, siempre fue concertado con los dueños y propietarios. Y en este caso –con el Grupo México–, “no se puede expropiar lo que es público, lo que es propiedad de la Nación”.

VÍAS FÉRREAS, PROPIEDAD DE LA NACIÓN

Analistas y abogados coinciden en que la reversión de una concesión no es propiamente una expropiación, porque las vías férreas no son consideradas privadas. Por ende, cuando las autoridades lo consideren conveniente, tienen la facultad de revertir las concesiones y retomar el control de las vías férreas, que son propiedad de la nación.

Germán Larrea, por su parte, dijo que siguen las negociaciones, a la par que su Grupo México analiza las acciones legales frente al “deterioro” que ocasionará para la empresa esta “expropiación”.

Cabe señalar que las vías férreas que tiene concesionadas Grupo México, abarcan poco más de 11 mil kilómetros en todo el país, y que el tramo ferroviario que requiere el gobierno federal en el sureste de Veracruz para sus dos trenes, es de 120 kilómetros; es decir, una parte mínima de un ese total.

En este sentido, analistas políticos y economistas han señalado que, al ser Germán Larrea Mota Velasco un empresario que ha hecho gran parte de su fortuna a través de las concesiones obtenidas a través de gobiernos pasados, lo más lógico y sensato es que ceda a las necesidades de la actual administración para llegar a un buen acuerdo, beneficioso para ambas partes.

Argumentan que las acciones bursátiles del empresario están perdiendo dinero en la Bolsa Mexicana de Valores al no llegar a una resolución, y perderá más si no acaba la negociación en buenos términos.

Por ello, los mismos analistas vaticinan que prevalecerá el buen juicio en Germán Larrea, por tantas riquezas que México le ha dado. Finalmente, hablamos de un empresario que está invirtiendo su dinero en México y genera miles de empleos en territorio nacional, además de que no se trata de una expropiación –como se ha manejado en algunos medios de comunicación–, sino una recuperación en beneficio del pueblo, con obras prioritarias.

David Casco Sosa estudió la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en la generación 1988-1991.

En la misma escuela fungió como profesor en las materias de Sociedad y Comunicación y Propaganda y Opinión Pública.

Reportero desde 1990, ha pasado por las redacciones de revistas y periódicos como Quehacer Político, México HOY, Tabasco HOY, Campeche HOY, Milenio, Novedades, El Gráfico, Impacto, IQ Magazine, Diario BASTA, etcétera, donde se ha desempeñado como reportero, jefe de redacción, editor, subdirector y director. Actualmente es director editorial del semanario digital Ángel Metropolitano, desde su fundación.

En 2008, ganó el Premio Nacional de Periodismo, en el género de Entrevista, y en 2019 en el género de Nota más oportuna, ambos entregados por el Club de Periodistas de México.

Ha sido consultor de proyectos editoriales para la formación de varios diarios en provincia, pero siempre ha regresado a la Ciudad de México, donde incursionó también en la edición y cuidado editorial de libros sobre el tema de la delincuencia organizada.

También ha impartido conferencias sobre el tema de periodismo en diversas universidades, y colabora como dictaminador literario para dos editoriales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *