Más

Suscribirse

Redes Sociales

Presionan a Japón para legislar a favor de los derechos de las personas LGTB

Los embajadores de seis países del G7 y la Unión Europea reclamaron a Japón mayor legislación para proteger los derechos de las personas LGTB, siendo el país asiático el único del grupo de los siete que no reconoce el matrimonio ni las uniones civiles homosexuales.

La carta, fechada el 17 de febrero y dirigida de forma privada al primer ministro nipón, Fumio Kishida, pide al país, actual presidente de turno del G7, “que aproveche esta oportunidad única para lograr la igualdad de derechos para todos”, según el texto que recoge hoy el diario local Tokyo Shimbun.

“No sólo está creciendo la opinión pública en Japón exigiendo la igualdad de derechos para las personas LGTB, sino que proteger a las partes de la discriminación es importante para el crecimiento económico, la seguridad y la unidad familiar”, señala la misiva.

La carta también hace referencia a la firma por parte de Japón de un texto del grupo de los 7 el año pasado que indicaba que “se debe proteger a todas las personas de la discriminación y violencia sin importar la situación”.

Al ser preguntado hoy por la misiva en rueda de prensa, el portavoz gubernamental japonés, Hirokazu Matsuno, aseguró que el país se está coordinando con otras naciones del G7 y la Unión Europea en diversos temas, incluidos aquellos relacionados con los derechos LGTB.

“El Gobierno de Japón va a seguir trabajando para alcanzar una sociedad en la que cualquier persona pueda gozar de su vida con respeto por la diversidad, los derechos humanos y la dignidad”, dijo Matsuno.

El portavoz también añadió que el país se encuentra elaborando una ley para la promoción y comprensión del colectivo LGTB que esperan presentar en la Dieta (parlamento japonés), aunque no apuntó el contenido de la misma o la fecha de presentación.

Además de no reconocer matrimonios o uniones civiles homosexuales, Japón es también el único país del G7 que no dispone de una ley contra la discriminación de este colectivo.

Durante los últimos meses se ha reavivado el debate político y social en el país sobre los derechos de estas parejas, debido a la negativa del Gobierno que lidera Fumio Kishida a legalizar este tipo de matrimonios, y por los comentarios homófobos de uno de sus asesores.

Algunas localidades niponas, no obstante, empezaron a reconocer las uniones civiles homosexuales en 2016 mediante la expedición de certificados que, pese a no ser legalmente vinculantes, permiten a estas parejas ejercer ciertos derechos y acceder a determinados servicios de los que sí gozan los matrimonios de heterosexuales. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *