Preguntarse…

287 vistas
4 min lectura

Por Rosario Sarmiento

“Hacer preguntas es prueba de que se piensa”

Rabindranath Tagore

La filosofía empezó con una pregunta ¿cuál es el origen de todas las cosas?, a esta se le intentó dar explicación solamente desde la razón, el entendimiento humano, sin necesidad de la fe. De esta pregunta inicial, comenzaron los grandes cuestionamientos de la humanidad dentro de la filosofía.

Por qué es importante preguntar, qué significado tiene hacerlo. Solo se pregunta aquel que ya sabe algo del mundo, el niño de 2 años empieza con los famosos por qué, que a veces ponen en conflicto a sus padres y maestros. El que se pregunta lo hace porque desea indagar e introducirse en la naturaleza de todas las cosas, y mejor aún, de sí mismo.

Preguntarse ayuda a mejorar nuestra esencia, estimula al pensamiento y a la imaginación. También fomenta a la observación, a buscar causas, fines, principios y sentidos del mundo. Aprender a preguntarnos nos otorga madurez, asimismo nos lleva a comunicarnos con los demás. Por medio de ellas, puedo acercarme al mundo, a mí mismo y a Dios., es decir, plantearme una cosmovisión.

El que pregunta, ya sabe algo, al menos lo que quiere saber. Hacerlo, es posibilidad para conocer y, a la vez, quién sabe hacer una pregunta, ya tiene parte de la solución en ella.

A continuación, voy a realizar un ejercicio de preguntas, que en lo personal me parecen interesantes y pienso que, a ti, querido lector pudieran parecerte también.

¿Quiénes somos? Somos solamente el cuerpo que tenemos, qué nos distingue de los animales no humanos, quién soy yo y en qué consiste tener conciencia.

¿Hacia dónde vamos? Vale la pena estar vivos, qué finalidad tiene vivir y tener conciencia, existirá la felicidad o solamente es un cuento humano para calmar la angustia de estar vivos.

¿Cómo nos relacionamos con los demás? Puedo sentir lo que el otro siente, entiendo sus palabras o el ser del otro, cuáles son las dificultades que tenemos que trascender para comunicarnos, solamente veo en el otro mi propio espejo o hay algo más.

¿Existen valores universales en la naturaleza humana? O son solo consensos para sobrevivir, la valoración de algo es siempre relativa, existirán acaso valores ontológicos que no todos pueden conocer.

Realmente ¿quién soy yo? Es unitario el yo, soy múltiples yoes según las circunstancias, en qué consiste tener una identidad personal, seré solamente lo que otros hicieron de mí.

¿Seremos libres en realidad? O existe un destino marcado para cada uno de nosotros que desconocemos, qué tan responsable soy de todo lo que me ha sucedido en la vida, todo tiene una causa o solamente existe el azar.

¿Existen el bien y el mal? Quizá solamente son palabras relativas a cada comunidad, acuerdos hechos por los más fuertes para dominar, será que solo existe el bien como sustancia y el mal solamente es una carencia de algún bien.

Pues bien, aquí tienen algunas de las múltiples preguntas que tenemos en la filosofía, para mí, estas que les expuse siguen rondando en mi pensamiento y a veces con diferentes respuestas.

Foto Pixabay

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Aburto, con queja ante CNDH, busca reabrir su caso; verdad histórica de caso Colosio, con amenazas y violando DH

Siguiente noticia

México recibe 852.150 nuevas dosis de Pfizer contra Covid-19