Más

Suscribirse

Redes Sociales

¿Porque no premiar la excelencia y dejar la mediocridad fuera?

EFE
EFE

México no está ni debe estar destinado a la ignorancia perpetua, donde es más fácil engañar y manipular al pueblo.

No debemos dejar que las propuestas de muchos políticos sean cual piedras tiradas al estanque, donde se ven las estelas un segundo y luego se olvida la memoria social, que es de vital importancia para no caer en los errores del pasado.

La educación vence la ignorancia, pero también la razón. Es increíble lo que ha pasado en los últimos meses, ¿por qué? Ahí están las nefastas decisiones en CFE, o en Conagua o en el IMSS, por mencionar algunos ejemplos.

El Presidente será recordado como todo un trasformador, que rompió la barrera casi indestructible de valores de alta corrupción, y él no es responsable de las malas actuaciones de algunos funcionarios que tuvieron su confianza.

Evidentemente las pláticas políticas son muy diferentes y cotidianas, los valores son encontrados, y por ello razonar el voto y sufragar es la solución.

Muchos ejemplos son despedidas con lágrimas: “me voy, he pasado los mejores momentos políticos… (aquí al borde del llanto) pero regresaré”.

La política hoy la vemos de manera muy sesgada, solo territorialmente en nuestro país, pero se nos olvida que México participa en el plano internacional y jugará un papel muy importante en las votaciones de nuestro querido socio y vecino del norte. Y todo apunta a otro nuevo ganador. Ningún candidato ha hablado de cómo fortalecer la relación con el vecino país, sin ser sumisos, sino socios.

Nadie habla de soluciones concretas de agua, salud, seguridad. No es regalar el agua ni medicinas; México es país lleno de vida y no debe ser un ente postrado que reciba a cuentagotas lo más indispensable a costa de la altísima corruptela de grandes farmacéuticas, ¿o alguien propondrá ahora hacer el banco acuífero o el banco de la energía?

Recordemos el desastroso caso de Conasupo, Productos Pesqueros Mexicanos, Banco Somex, Minsa, Ocean Garden y un largo etcétera, que fueron verdaderos casos de corrupción transexenal.

Ninguna transformación es perfecta y hoy hace falta ajustar muchos rubros y otros que funcionan bien, hay que decirlo, como el SAT, el DIF nacional y algunos gobiernos estatales, entre otros.

El filósofo Séneca decía “sufrimos más en la imaginación que en la realidad”, sin menospreciar los hechos que algunos subnormales han hecho. Unos hacen lo que pueden y otros hacen lo que quieren.

Hoy no estamos ante una batalla ganada por nadie y es donde se ve la democracia. Hay que desarrollar con armonía el seguir preparando al pueblo. Hoy y siempre, cuando cae la manzana, persistentemente lo hace cerca del árbol y ya es muy difícil ocultar lo inocultable.

La realidad –y más hoy– está interconectada de muchos hechos. Sin crear figuras de culto, reconozcamos y valoremos haber quitado ese marco de corrupción de un modelo económico globalmente fallido. Y no preguntarnos quién es el menos o la menos peor, sino quién es la mejor.

La carga social que lleva la candidata oficial es tremenda, empezando por Rocío Nahle, que cada día es más compleja y complicada.

Seguramente seguirán saliendo más “cantimploras”…

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *