Más

Suscribirse

Redes Sociales

Poesía de luto, la voz del poeta ruso Lev Rubinstein se apagó

X
X

El poeta ruso Lev Rubinstein fue atropellado el ocho de enero por un coche que –según el Departamento de Transporte de Moscú– “no redujo la velocidad cuando el peatón cruzaba la calle”; asimismo, la información preliminar reveló que el conductor cuenta con 19 infracciones de tránsito acumuladas en 12 meses.

Aunque las autoridades policiales han manifestado que han abierto una investigación respecto al accidente, el poeta de 76 años llegó en estado grave y, tras seis días, falleció; el anuncio lo hizo su hija en un blog de LiveJournal recogido por los medios rusos.

Al respecto, la Organización de Derechos Humanos Memorial calificó al poeta como “vacilantemente poético, astuto e irónico, él mismo era una forma de percibir el mundo” en un acto de homenaje; además, resaltó que era abiertamente hostil al gobierno de Putin y protestaba periódicamente contra la intensificación de la represión y las violaciones de derechos humanos.

Asimismo, firmó una carta abierta junto a un grupo de artistas rusos de renombre denunciando el ataque a gran escala de su país contra Ucrania; también, consideró el acto como una “guerra criminal” amparada en una “telaraña de mentiras” del Kremlin.

En el acto, Memorial también afirmó que, si bien Rubinstein no fue arrestado ni procesado durante el conflicto en Ucrania –aún latente–, incluso cuando la represión rusa se ha intensificado, “su trágica muerte, justo en vísperas del segundo aniversario de la catastrófica guerra, parece amargamente simbólica”.

UN BIBLIOTECARIO AGUDO

El poeta ruso Lev Rubinstein nació en 1947 y se mantuvo en su ciudad natal (Moscú) escribiendo ensayos, poesía y crítica cultural para diversos medios independientes, mientras alternaba su trabajo como bibliotecario en la Biblioteca Lenin –trabajo que ejerció hasta el fin de sus días–.

Asimismo, perteneció al grupo de intelectuales que fundaron el conceptualismo moscovita, era uno de los poetas y escritores contemporáneos más conocidos de Rusia y, en los últimos años, se erigió como líder de los movimientos pro-democracia y anti-Putin.

Apodado como el “Chéjov posmoderno”, comenzó a escribir textos en la década de 1970 sobre pilas de fichas para tomar notas bibliográficas; en tal contexto, su trabajo circuló a través de impresiones y lecturas clandestinas en la escena artística no oficial; creciendo en popularidad a finales de los ochenta y logrando la internacionalización en los noventa.

Cabe destacar que en 2004 se publicó el primer “Catálogo de novedades cómicas: poemas seleccionados de Lev Rubinstein” (en español); siendo completada la tarea de traducirlo en otro idioma con “El catálogo completo de novedades cómicas”, publicado en 2015 por Ugly Duckling Presse.

Respecto a la obra del poeta, la crítica rusa Irina Ermakova, comentó: “Lev Rubinstein cambió la forma de existir del texto poético. Marcado por su larga experiencia como bibliotecario, escribe frases recurrentes sobre fichas de biblioteca. Resulta algo intermedio entre la poesía y la prosa y el teatro de un actor. Los textos son caóticos, como la conciencia del hombre moderno, fracturada, inestable, agitada”.

EL POETA

Lev Rubinstein cuenta en diversas entrevistas que no fue un autor precoz; al contrario, “en comparación con otros de mi generación, comencé a escribir poesía bastante tarde, no a los 16 años como el resto. Yo ya tenía veinte años y estudiaba en la universidad, a finales de los años sesenta. Entonces tenía muchas ganas de escribir poesía, incluso más de lo que quería leerla”.

“La literatura y la poesía no fueron las influencias principales, sino diferentes modos de arte; por ejemplo, en la música contemporánea como John Cage y las artes visuales como el arte pop y el conceptualismo. Y también creo que de manera superficial e indirecta me influyó la filosofía oriental del Zen, que, por supuesto, sólo conocía de refilón, pero algunas ideas del Zen también eran importantes”, afirmó Rubinstein.

“Es difícil explicar por qué comencé a usar las tarjetas de notas. Por una razón simplemente externa trabajé en una biblioteca durante muchos años, y simplemente las tarjetas siempre estaban disponibles. Pero esa es solo la razón superficial”, manifestó el vate.

“Me parece que la poesía, como institución en Occidente, ha quedado bastante marginada. Pero en Rusia es completamente diferente. Siempre ha sido más importante. Es una tradición y relación completamente diferente con la palabra. Cuanto más arcaica es la sociedad, mayor es el papel que desempeña la poesía”, opinó el bardo.

“En pocas palabras, la poesía siempre podría ser política, pero sólo si fue política por naturaleza, no porque el poeta quisiera ser político. Debe ser parte de su naturaleza. Mandelstam, un día, le dijo a su esposa, cuando comenzaron a perseguirlo: “Mira cómo honran a los poetas; a alguien se le puede matar por poesía”. Honran la poesía porque le tienen miedo. En ese sentido, sí, la poesía es política”, puntualizó el poeta.

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *