«Poder personal» de Ortega no representa al sandinismo, dice Sergio Ramírez

164 vistas
4 min lectura
Fuente: EFE

La figura de «caudillo» tomada por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, no tiene nada que ver con la revolución sandinista, sino que es un discurso que el mandatario creó para hacerse de un «poder personal», afirmó en México el escritor nicaragüense Sergio Ramírez.

«Ortega comienza a convertirse en caudillo cuando perdemos las elecciones de 1990 y las gana Violeta Chamorro (1990-1997), se queda solo y comienza a construir el poder a través de él, es un poder personal y que no tiene nada que ver con la revolución, la revolución ha muerto, olvidémoslo», señaló el narrador exiliado en Costa Rica.

Durante la presentación de su nueva novela, «Tongolele no sabía bailar» (Alfaguara, 2021). en la Feria Internacional del Libro (FIL) que se desarrolla hasta el 5 de diciembre, el Premio Cervantes en 2017 señaló que el discurso revolucionario que Ortega sostuvo para ganar por tercera vez las elecciones presidenciales es obsoleto.

Explicó que el presidente nicaragüense ha logrado «zurcir» los restos de la revolución sandinista de 1979 para erigirse como el caudillo, con un viejo discurso que no conecta con los electores más jóvenes, que son quienes apoyaron la revuelta que estalló en abril de 2018.

«Él comienza a revivir la revolución en la memoria con un viejo discurso» que «los jóvenes no entienden. El 70 % de la población tiene menos de 30 años de edad, muchos de los que debieron votar en estas elecciones nacieron en este siglo, de manera que el discurso de Ortega es lejanísimo», indicó.

Ramírez presentó en Guadalajara un libro en el que, «sin ser una novela política», aborda el conflicto político social de su país en los últimos dos años y las protestas de 2018 que fueron reprimidas por el Gobierno.

"Poder personal" de Ortega no representa al sandinismo, dice Sergio Ramírez
«Poder personal» de Ortega no representa al sandinismo, dice Sergio Ramírez
Fuente: EFE

Ramírez explicó que buscó sintetizar los acontecimientos ocurridos durante varios meses en Nicaragua en un relato que dura unos pocos días y en los que el protagonista, un ferviente creyente de la revolución, se presta a los más oscuros intereses del Gobierno.

«Esto es lo que diferencia la novela a un libro testimonial o de relatos periodísticos, la novela no tiene que respetar las cronologías exactas. Habla de los hechos tal como ocurrieron pero puede trastocarlos en el tiempo, de manera que la síntesis narrativa sirva para que el relato sea verdaderamente eficaz», argumentó.

También podría interesarte: https://angelmetropolitano.com.mx/pocos-festejan-la-revolucion-de-nicaragua-en-su-aniversario-numero-42/

El autor de «Margarita, está linda la mar» (Alfaguara, 1998) señaló que la literatura «no está llena de arrepentimientos, sino de osadías» y cuando decidió escribir este libro tenía la idea firme de no autocensurarse para dejar que fluyera la narración, pese a las consecuencias políticas que ha tenido después.

La FIL se desarrolla del 27 de noviembre al 5 de diciembre con la asistencia de 600 escritores de 46 países, con la participación de más de 3.000 profesionales y 255 expositores de 27 países con una oferta editorial de 240.000 títulos en 10.000 metros cuadrados de exposición. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

La trama de abusos sexuales de Jeffrey Epstein llega a los tribunales

Siguiente noticia

Abren investigación al presidente de Perú por reuniones fuera de Palacio