Más

Suscribirse

Redes Sociales

Pistoleros atacan una estación de tren y secuestran a viajeros en Nigeria

Hombres armados atacaron este sábado una estación ferroviaria en el estado de Edo, en el sur de Nigeria, y secuestraron a un número indeterminado de viajeros que se disponían a tomar un tren, informó la Policía en un comunicado divulgado hoy por medios locales.

El ataque ocurrió en la estación de Igueben “alrededor de las 16:00 horas” (13:00 GMT), precisó en la nota el portavoz de la Policía de Edo, Chidi Nwabuzor.

“Un número no especificado de pastores armados con rifles AK-47 atacaron la estación de tren en Igueben, estado de Edo, y secuestraron a un número no especificado de pasajeros que esperaban para abordar el tren a Warri”, en el vecino estado de Delta, explicó el portavoz.

“Los secuestradores, que dispararon esporádicamente al aire antes de secuestrar a algunos pasajeros, dejaron a algunas personas con heridas de bala”, subrayó Nwabuzor, al indicar que las fuerzas de seguridad se desplazaron a la estación con el fin de “proteger la vida y la propiedad de los pasajeros restantes”.

El portavoz añadió que se han iniciado “operaciones de rastreo de bosques para rescatar a las víctimas y arrestar a los secuestradores que huyeron”.

EFE habló con un funcionario de la estatal Corporación de Ferrocarriles de Nigeria que no pudo confirmar el número de secuestrados porque aún están intentando esclarecer esa cifra mediante el contacto con las familias de las víctimas.

El asalto a la estación de Edo ocurrió después de que en marzo del pasado año individuos armados atacaran un tren que había salido de Abuya, la capital de Nigeria, y se dirigía a la ciudad de Kaduna (capital del estado central homónimo), con unos 360 pasajeros.

Inicialmente, la Corporación de Ferrocarriles confirmó que se desconocía el paradero de 168 pasajeros, de los que varias decenas fueron secuestrados, y se produjo la muerte de al menos otros ocho.

Durante los meses posteriores, los pasajeros secuestrados fueron consiguiendo la libertad de manera progresiva gracias a la negociación con los atacantes.

Los estados del centro y noroeste de Nigeria sufren ataques incesantes por parte de “bandidos” -término usado en el país para nombrar a las bandas criminales que cometen este tipo de asaltos- y secuestros masivos para lograr lucrativos rescates.

La violencia continúa a pesar de las reiteradas promesas del presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, de acabar con el problema y del despliegue de fuerzas de seguridad adicionales en la zona.

A esta inseguridad se suma la ocasionada desde 2009 por la actividad de Boko Haram en el noreste y, desde 2016, de su escisión, el Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP, por sus siglas inglés).

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *