Más

Suscribirse

Redes Sociales

Ante mano negra de Gertz, la SCJN analizará a fondo caso de Alejandra Cuevas

En un proceso sucio de principio hasta el final, el día de hoy, la Suprema Corte se jugó su credibilidad y prestigio al discutir los amparos, de Laura Morán y su hija Alejandra Cuevas, a quienes su pariente político, el fiscal general de la República, Gertz Manero, acusó del homicidio por omisión de su hermano Federico Manero.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechó con 10 votos en contra y 1 a favor, el proyecto de resolución presentado por el ministro Alberto Pérez Dayán que planteaba dar un amparo a Alejandra Cuevas y Laura Morán, acusadas por Gertz del homicidio de su hermano Federico, para que otra instancia judicial resolviera sobre la liberación de Cuevas, en prisión preventiva desde hace más de un año.

Sin embargo los ministros que rechazaron el proyecto argumentaron que la SCJN debe revisar el caso de fondo y pronunciarse directamente sobre la libertad de Cuevas, en lugar de enviar el asunto a otra instancia. Algunos ministros incluso plantearon darle desde ahora un amparo liso y llano y liberarla inmediatamente, pero esta idea no tuvo consenso.

Ana Paula Castillo Cuevas, hija de Alejandra, junto con demás familiares con nervios y expectativa, acudieron desde temprano con cartulinas, pidiendo que demostrarán que había división de poderes, para que se hiciera justicia y libertad a las acusadas en desventaja por Gertz.

El caso comenzó en septiembre de 2015, cuando a los 81 años falleció Federico Gertz Manero, hermano de Alejandro, quien entonces no era fiscal general, sino rector de la Universidad de las Américas en la Ciudad de México.

Tras el fallecimiento, Alejandro Gertz acusó a la concubina de su hermano, Laura Morán, y a su hija, de haber abandonado a su familiar y de no haberle brindado la atención médica necesaria. Ambas negaron la acusación, que tampoco prosperó durante cuatro años en el plano judicial, hasta que en 2019, ya con Gertz como fiscal general en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, el caso se reactivó, y a mediados de 2020 Alejandra Cuevas fue ingresada en prisión preventiva y se giró una orden de aprehensión en contra de su madre.

A partir de ese momento, la familia Cuevas inició la defensa legal de las dos mujeres e interpuso amparos, ante lo que denunció como un caso fabricado por una venganza personal del fiscal general.

El 17 de diciembre pasado, luego de que Alejandra Cuevas llevara más de un año en prisión preventiva a sus 67 años, una jueza federal emitió dos sentencias de amparo de más de 250 páginas cada una, en las que analizó el medio centenar de pruebas con las que la fiscalía de la CDMX acusó a las dos mujeres del delito de homicidio doloso.

En su resolución, la jueza Patricia Marcela Díaz Serda determinó que el proceso penal estaba plagado de irregularidades y de contradicciones, y que no aportaba pruebas suficientes para sostener la acusación del fiscal. Entre sus argumentos, la jueza explicó que ninguna de las pruebas confirma, explica, ni prueba cómo es que las dos mujeres habrían dejado morir a Federico Gertz.

Tras esta decisión, estaba previsto que el 11 de noviembre pasado los magistrados integrantes del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal en la Ciudad de México resolvieran los amparos otorgados por la jueza federal. Sin embargo, los amparos fueron impugnados por Gertz, como particular, y también por la propia FGR. El fiscal solicitó entonces a la SCJN que atrajera el caso, y esta lo hizo con ocho votos a favor de 11 en el pleno.

Esta decisión provocó el reclamo de los familiares de las dos mujeres encarceladas, puesto que suponía alargar al menos otros dos meses la prisión preventiva de Alejandra Cuevas. “Son 60 días de injustificado encierro”, dijo la propia Cuevas por medio de una carta, mientras que sus hijos hicieron un reclamo público al presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, a quien incluso se le arrodillaron en un evento en la Universidad Iberoamericana, el 9 de enero pasado. Zaldívar alegó que se atrajo el caso ante las acusaciones de que en el proceso judicial había habido influencias indebidas.

Además, argumentó que la atracción también se debió a que el caso estaba “desgastando” la imagen de la FGR. Cabe señalar que el fiscal ha metido sus manos como funcionario a favor de su caso familiar, el viernes 4 de marzo se filtró una llamada entre el fiscal y un fiscal especializado, en la que se reveló que Gertz ya había accedido al proyecto que discutirá la Corte.

Según lo expresado por el fiscal en la llamada, el proyecto iría en el sentido de conceder dos amparos para dejar en libertad a Alejandra Cuevas, de 67 años, actualmente en prisión preventiva, y para dejar sin efecto la orden de aprehensión contra Laura Morán, de 94.

Ante esto, los familiares de Alejandra Cuevas denunciaron que Gertz las tenía en desventaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *