Más

Suscribirse

Redes Sociales

Perú invita a descubrir los fósiles del animal más pesado de la tierra

El Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima ofrece al público visitar los fósiles que han revolucionado el panorama científico, los del “Perucetus colossus”, el animal más pesado que habitó la Tierra, cuyos restos fueron hallados en Ica, en el sur de Perú y fueron presentados este miércoles al mundo.

La muestra alberga las enormes vértebras y costillas del cetáceo descubierto por el investigador Mario Urbina del Museo de Historia Natural y que tienen una antigüedad de 39 millones de años.

El paleontólogo descubrió en 2013 los primeros fósiles del gigantesco animal en Samaca, una zona desértica en el departamento sureño de Ica, que en la antigüedad estaba cubierto por el océano y que ahora alberga numerosos restos de cetáceos primitivos.

Y más tarde conformó un equipo de científicos para continuar los trabajos de excavación e investigar el origen y características del animal, que ha sido bautizado en honor al país andino, Perucetus colossus.

Lo que ahora se expone en el Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en la capital son de 13 vértebras, cuatro costillas y una parte de la pelvis del cetáceo.

Según el estudio publicado este miércoles en la revista Nature, se considera que la masa del esqueleto sería de 2 a 3 veces la de una ballena azul de 25 metros de longitud, y una masa corporal de entre 85 y 340 toneladas (la ballena azul no supera las 180 toneladas), lo convierte en el animal más pesado que ha existido en la Tierra.

“Dado que la masa corporal estimada iguala o supera la de la ballena azul, esta nueva especie desafiaría el estatus de esta última como el animal más pesado que jamás haya existido”, señalan.

El registro fósil de los cetáceos (incluye delfines, ballenas y marsopas) es de gran importancia a la hora de documentar la historia evolutiva de la vida de los mamíferos.

El equipo dirigido por Urbina estuvo conformado por Walter Aguirre, Alfredo Martínez, Beder Martínez, Eusebio Díaz, Joan Chauca, entre otros, y la conservación de los huesos del Perucetus estuvo a cargo del especialista Walter Aguirre.

Los hallazgos sugieren además que la tendencia al gigantismo en los mamíferos marinos puede haber comenzado antes de lo que se pensaba

La flotabilidad asociada al aumento de la masa ósea es coherente con un estilo de vida en aguas poco profundas, lo que apoya la teoría de que los basilosaúridos estaban “hiperespecializados” para este tipo de entorno costero y arroja más luz sobre este orden de animales antiguos. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *