Más

Suscribirse

Redes Sociales

¡Peligro en las redes! Cuidado con las estafas al rentar apartamentos

Nuevas modalidades de timos se diversifican cada día en los grupos y canales de renta de viviendas en Ciudad de México 

La creatividad para el mal es ilimitada y todo canal comunicacional, como las redes, es un espacio fértil para lucrar con la necesidad ajena, especialmente, el referido a la vivienda, una de las necesidades más urgentes en toda urbe.

El lunes 3 de marzo, Ferchu Arellano buscaba mudarse y para ello recurrió a los grupos de renta de cuartos y apartamentos en CDMX de Facebook, donde encontró el anuncio del perfil Nancy Monzerrat Camacho, quien ofrecía un departamento en renta a 5 mil pesos, ubicado en la colonia Coruña, a dos cuadras del Metro Viaducto.

Al día siguiente, su madre se comunicó al teléfono de la persona, que dijo llamarse “Alejandra”, para visitar el lugar y conocer los requisitos requeridos. Coordinaron y fue al espacio donde le abrieron unos trabajadores que estaban remodelando los supuestos sitios a rentarse, sin la presencia del contacto.

Tras agradarle el lugar, llamó nuevamente a la mujer que le confió que era representante de la empresa Administraciones Inmobiliarias S. C. La animada señora le comentó que estaba interesada y que juntaría los documentos correspondientes.

A la mañana siguiente, la supuesta asesora la telefoneó para decirle que si estaba interesada podía apartar porque había muchos interesados y le brindó el número de cuenta de Carlos Fernando Gutiérrez Aceves.

Madre e hija decidieron confiar en la honestidad e hicieron el depósito por el que recibieron un recibo con otro nombre empresarial: Administración Inmobiliaria ISGA; luego, fueron bloqueadas de toda posibilidad de comunicación y desconocidas en el supuesto espacio que soñaron ocupar.

 

MODUS OPERANDI

Los estafadores crean publicaciones con fotografías robadas de otros espacios en renta de personas independientes o de empresas inmobiliarias y les colocan un monto económico y atractivo, así como una serie de facilidades, para luego contactar de forma física o telefónica y desaparecer tras ser descubiertos o lograr su cometido.

Además de la modalidad del “anuncio falso y el apartado”, las modalidades más extendidas son las del “dueño que no está en el país”, donde también se publica en las redes y sitios de inmuebles con fotos hurtadas y el contacto finge ser el propietario que está de viaje y asegura que enviará las llaves a través del correo postal cuando se haya cerrado el contrato con los depósitos correspondientes.

Otra muy difundida es la de “los papeles falsos”, donde los facinerosos ofrecen un contrato con todos los documentos alterados que luego dejan al arrendador y al dueño original en un gran problema. Esta situación aprovecha las casas vacías y sin vigilancia durante años. En algunos casos, los estafadores logran falsificar las escrituras de tal forma que hipotecan las casas.

Las páginas más usuales para la publicación de falsos arrendadores son las de Inmuebles24, Vivanuncios y Benvi y los grupos de Facebook “Departamentos en renta CDMX”, “Rentas, cuartos y depas CDMX/gratuito”, “Departamentos en venta y renta CDMX”, entre otros.

La empresa más mencionada por los estafadores es la inmobiliaria Tuhabi, a quienes consultamos al respecto, pero la respuesta hasta la publicación del presente reporte no fue emitida.

MÁS CASOS

Una pareja que prefirió mantener su identidad en reserva, comentó que hace unos meses fueron timados por la supuesta agente inmobiliaria, Daniela Luna de Neximo (delgada, aproximadamente 1.56 de estatura, cabello negro y lacio al hombro, vestimenta formal), quien les ofreció un departamento en renta, pero que en realidad estaba en venta.

Señalaron que esta presunta asesora trabajó en confabulación con Yaquelin Menéndez, presentada como empleada de la empresa Tuhabi y encargada del inmueble. El número de cuenta asociado al fraude está a nombre de Abraham Barrios, sin embargo, el caso aún permanece en investigación, algo que, según los afectados, desanima la denuncia y es aprovechado por los ladrones.

Por su parte, Esperanza Rodríguez fue afectada por el perfil “Sandra Fonseca”, que la contactó a través de su comentario en una publicación de vivienda que le había interesado. Como un alma caritativa, le escribió al directo con la noticia de que tenía el dato de un espacio a buen precio y le envió las fotos del lugar.

Debido al haberla visto interactuar en diversos grupos de ofertas inmobiliarias, confió en la mencionada y fue referida con Ruth Chejia Atri, quien se mostró amable y le pidió su INE y, le envió la suya (falsa) y la citó para ver el departamento; sin embargo, como no cayó en la petición de adelanto, jamás apareció.

No obstante, ha recibido un par de llamadas anónimas que, a raíz de saberse conocida por la estafadora quien posee la foto de su identificación, le ha generado una gran ansiedad; si bien, ha realizado la denuncia correspondiente, actualmente teme por su vida.

Al respecto, puntualiza: “Es fácil indicar que uno fue ingenuo cuando no le urge a uno, pero con nuestros documentos y sin apoyo inmediato de las autoridades, nadie sabe lo que puede pasar con estos seres de malvivir que siguen estafando impunemente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *