Más

Suscribirse

Redes Sociales

Partido Republicano de la Cámara se prepara para enfrentamientos fiscales con la elección de McCarthy

El nombramiento de Kevin McCarthy puso fin a una extenuante y caótica semana en el Capitolio estadounidense que arrancó el pasado martes cuando, por primera vez en cien años, el presidente de la Cámara de Representantes no fue elegido en la primera votación por tener detractores dentro de su propio partido.

Esos detractores han sido una veintena de congresistas de ultraderecha, muchos de ellos fieles a Trump y miembros del ultraconservador grupo Freedom Caucus, que no han dado su brazo a torcer hasta este viernes.

Sin embargo ya se tiene la perspectiva de una catástrofe ante el posible recorte de el gasto en miles de millones de dólares, en gran medida apuntando a la salud federal, la educación, el trabajo y otras agencias nacionales que los demócratas dicen son ya desfinanciado.

Con las nuevas amenazas se plantea la perspectiva de una confrontación política que podría desencadenar estragos financieros y una recesión, ya que como se ha dicho en enfrentamientos pasados, muchos demócratas emitieron sus ultimátum asegurando estar dispuestos a discutir el gasto federal con sus contrapartes republicanas recientemente empoderadas, pero que no regatearían sobre el techo de la deuda.

“Creo que el presidente ha sido muy claro y seguirá siendo claro: no hay negociación sobre si Estados Unidos paga o no sus cuentas a tiempo”, dijo el senador Chris Van Hollen (D-Md.), miembro del comité de asignaciones de la cámara.

McCarthy debe mantener a los republicanos unidos en una cámara donde la mayoría del Partido Republicano es escasa y los conservadores ejercen gran poder. Muchos de estos legisladores esperan que McCarthy cumpla sus promesas, incluido su compromiso de recortar gastos y obtener otras concesiones políticas de un Senado liderado por demócratas y la Casa Blanca. ya que si no lo hace, el bloque de derecha tiene el poder de tratar de destituir a McCarthy como presidente.

Los republicanos deben lidiar con al menos dos plazos fiscales clave este año. Primero tienen que elevar el techo de la deuda antes de que el gobierno infrinja el tope de endeudamiento, lo que podría ocurrir tan pronto como este verano, según Shai Akabas, director de política económica del Bipartisan Policy Center, y señaló que la fecha exacta dependerá de los próximos cambios federales. indicadores.

Al igual que los legisladores también deben trabajar para financiar agencias y programas federales antes de que finalice el año fiscal actual el 30 de septiembre. Los demócratas y republicanos adoptaron la actual medida de gasto de $1.7 billones, conocida en el lenguaje legislativo como ómnibus, en las últimas horas de 2022, y un si no se reemplaza, Washington cerrará en el otoño.

 

Con información de EFE y The Washinston Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *