Más

Suscribirse

Redes Sociales

Partido dantesco

Pixabay
Pixabay

Aunque lo parezca por el título, no nos referimos de manera específica al gran italiano del siglo XIII, Dante Alighieri, poeta y autor de “La Divina Comedia”, obra donde, de manera majestuosa, relata sus pasos, acompañado de Virgilio, por las diversas fases del infierno, sin dejar de tocar el purgatorio y hasta llegar al paraíso. Por coincidencia, hablaremos sobre el político mexicano, Dante Delgado, propietario del Partido Movimiento Ciudadano, también conocido como “Partido Naranja”.

Lo cierto del hecho es que, Dante y su partido, han estado en “el ojo del huracán”, primero porque Samuel García, prefirió seguir como Gobernador de Nuevo León, antes de aceptar, como lo marca la Ley Constitucional de la entidad norteña, de que, quien cubriera un interinato de seis meses, sería designado por el Congreso del Estado.

En este punto, las relaciones entre Samuel García y el Congreso neoleonés, han sido de sistemáticas fricciones, lo cual en nada ayuda para el bienestar de la sociedad; seguramente en esa diatriba, tanto la Cámara de Diputados, como el gobernador, deben tener sus propias razones, pero solo evidencian su falta de cuidado y profesionalismo, para mantener el mutuo respeto. Como consecuencia de esos conflictos, Samuel García decidió abandonar su carrera por la Presidencia de la República y dejó “colgado” a Dante, quien ahora busca “desesperado” quien supla a Samuel, para la próxima contienda electoral, algo que no será fácil.

Lo más novedoso es que, el dueño del “Partido Naranja”, decidió promover como candidata, para buscar la Alcaldía de Monterrey, nada más y nada menos que a la esposa del propio Samuel García. Nótese lo bajo de los políticos mexicanos. Él, gobernador, y su esposa, presidenta municipal; solo de inicio, ¿quién será la persona más allegada al gobernador?, ¿será capaz el gobernador de negarle algo a su esposa?, ¿cuál será el trato que tengan en oficinas, quienes conviven bajo el mismo techo conyugal y que son padres de los mismos hijos? Sin duda, tal espectáculo es digno de “La Divina Comedia”, de sus pasos por las diversas recamaras del infierno, todo por la inmadurez, la falta de oficio y la nula respetabilidad que le tienen a los ciudadanos.

Esos fenómenos de poder en la misma familia, se han visto en forma escalonada y sucesiva, tal es el caso del esposo que le deja el cargo a su cónyuge; también el de que alguien le ceda un puesto público a su hermano, o que, a la vez, esposa y esposo trabajen en las mismas áreas políticas. Esto no solo no es “novedoso”, sino un desaseo indigno para cualquier partido político, que bien sabemos, en México, son de “pacotilla”, lugares de corrupción y picardías al por mayor, manejados por sujetos impresentables, donde abunda el concepto de propiedad; así, como Dante Delgado es propietario del “Partido Naranja”, de igual manera el Partido Verde tiene un dueño, también el Partido del Trabajo y no se diga del PRD, PRI y PAN, que son “administrados” por auténticas oligarquías.

El comportamiento del Partido Movimiento Ciudadano, deberá orientarse por sumarse a uno de los dos bloques, que pueden ser, el que comanda Morena o al del histórico PRIAN, coalición entre el PRI y el PAN. Esta última opción parece lejana, más no así, la evidente cercanía que Dante Delgado ha tenido con Morena.

La democracia mexicana nunca podrá estar a la altura del reclamo de nuestro país; lamentablemente la participación ciudadana es cada vez menor. La población se encuentra decepcionada, pero mucho más en aquellos grupos pensantes, donde les resulta inexplicable que un futbolista sin ningún tipo de preparación, incapaz de mantener una conversación inteligente o por lo menos lógica, sea el mandatario de una importante entidad. En el mismo renglón, gobernantes producto del capricho, con evidente inexperiencia y de actitud frívola, pero nunca apartada de la putrefacción más descarada.

Los políticos mexicanos de excepción son escasos y ello en buena medida se debe a la falta de calidad y liderazgo de los partidos, cuya actuación se ubica en el ámbito de la pobreza ideológica y de formación política seria, de una sociedad cada vez más lastimada por sus representantes.

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *