Otro “acierto fallido” de la cancillería

347 vistas
6 min lectura
México dice que demanda contra empresas de armas de EE.UU. sigue adelante
Fuente: EFE

Criticar es muy fácil, pero poder comentar con hechos reales es opinar.

Desde hace varias semanas, se ha manejado en los medios de comunicación la Cumbre convocada por el gobierno de Estados Unidos, y suena para sentar nuevas bases de entendimiento y cooperación tanto comercial, como otros temas económicos y de seguridad.

La estrella invitada es el mejor vecino de EE. UU., que somos nosotros, México, no solo por la enorme frontera que compartimos, sino también por la relevancia económica y social que tenemos ambos países.

Muchos grupos no llegan ni a tener visa o, si la tienen no lo dicen, y si la perdieran por sus actos, negarían lo sucedido, como por ejemplo el diputado del PT, Gerardo Fernández Noroña.

¿O qué pasaría si Estados Unidos sacara una ley –que puede hacerlo en dos segundos– para quitarle la visa de entrada al vecino americano a aquellos políticos que considere subversivos e insisten en desestabilizar tanto sus políticas internas como las propias democráticas de cada país?

Si bien el presidente López Obrador es un buen hombre social demócrata, o dicho de otra manera, busca hacer el bien a toda la gente, el punto es que hace dos semanas era el estandarte de los países del eje dictatorial y otros en América al solidarizarse con los no invitados, por obvias razones.

Todo marchaba en pos de la solidaridad, el bien común y hacer un frente de ayuda a la gente más desfavorecida de Centroamérica, en el caso de Nicaragua, y el Caribe, por Cuba.

Brasil y Argentina se unieron al pseudo bloque opositor, lo que no le informaron de la cancillería de México al presidente López Obrador; los alcances de la política de filigrana que hacían las embajadas de Estados Unidos en los países que sí deberían de estar en la cumbre.

Ya era el Presidente de México un referente de política internacional social de América y sus homólogos lo vitoreaban al paso de los días y como rayo en la noche.

De manera excepcional, de un momento a otro, Argentina asiste, Brasil asiste y México asiste.

¿Acaso no advirtió la cancillería los posibles escenarios al Presidente? ¿Qué no tenemos embajadas en esos países para informar?  ¿Será que solo le cuenta que está ahora placeándose en algunos estados, escuchando “Marcelo presidente”?

Fuete: Pixabay
Otro “acierto fallido” de la cancillería

Y, además, igualmente tenemos mejores ejemplos, donde además de cumplir un tema de su propia condición y convicción política, no descuidan su responsabilidad.

Lo triste es, como siempre lo mencionamos en esta columna es ¿por qué no se atreven algunos funcionarios a hablarle con la verdad al Presidente? Pues es sencillo: por cuidar sus espacios y aspiraciones.

¿Acaso México no es un país que necesita de todos? ¿Que no hay desaparecidos en nuestro país que vienen de Centroamérica? ¿Que no hay sequías y muchos temas que resolver, más que buscar un hueso en la administración pública?

La congruencia de este gobierno la pone el mandatario López Obrador, ¿por qué no emularlo y saber que lo primero es la gente, de la raza que sea y la ideología que tenga?

¿Por qué no le dicen en Energía lo que es México y Estados Unidos? En temas económicos, los tratados de comercio vigentes. En Hacienda, que el dinero de los paisanos es una fuente de progreso y se deben cobrar menos comisiones y dejar de enriquecer a los intermediarios. ¿Todo eso se lo dicen?

¿Le dirán, acaso, que hacen falta mejores condiciones de seguridad y que la Guardia Nacional tiene muchas áreas de oportunidad y no solo estar tendiendo el camino para que la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana sea candidata al gobierno de la Ciudad de México?

Realmente que alguien dé explicaciones es nulo. Necesitamos hechos, y el Presidente es un hombre que necesita un equipo de gente que resuelva problemas.

Pero no todos caben en esta apreciación, pues siguen existiendo funcionarios públicos que sí sudan la camiseta y están con el mandatario.

La solución somos todos, y no falsos mesías que se visten de honestos con enormes residencias en Campeche y sabrá Dios dónde más, por decir algo. Algunos buscan dividir, pero es tiempo de unidad.

Lo importante es la gente de México y el bienestar de nuestro país. <<

carlos.bayo@angelmetropolitano.com

Twitter: @CaBayodeTroyaMx

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

La OMS no cree que la viruela del mono se convierta en otra pandemia

Siguiente noticia

Witsel: «Courtois es un portero total»