Más

Suscribirse

Redes Sociales

Nueve policías heridos en Kenia en un ataque atribuido a yihadistas de Somalia

Último Minuto
Último Minuto

Nueve policías resultaron heridos después de que el vehículo blindado en el que viajaban fuera alcanzado por una bomba en una carretera en el este de Kenia, confirmó la Policía, que atribuyó el ataque al grupo yihadista somalí Al Shabab.

Según un informe policial que publican este lunes medios locales, el ataque ocurrió el pasado sábado en la zona de Welmerer, en el condado de Garissa, fronterizo con Somalia.

Los agentes, del Grupo de Operaciones Especiales, patrullaban la zona en un convoy de dos vehículos cuando ocurrió la explosión del artefacto explosivo.

Las víctimas fueron trasladadas de urgencia a un hospital local para recibir tratamiento, pero más tarde se les evacuó en avión a Nairobi para someterse a atención médica especializada al haber sufrido múltiples heridas.

Según la Policía, no se efectuó ninguna detención en el lugar de los hechos, donde las fuerzas de seguridad en el pasado han frustrado ataques y arrestado a sospechosos.

El pasado día 2, cinco presuntos terroristas murieron en una operación policial en Fafi, en el condado de Garissa, y otras cuatro personas fueron arrestadas.

Territorios kenianos próximos a Somalia han padecido ataques yihadistas el último año, que han causado decenas de muertos.

Esa escalada llevó el pasado julio al Gobierno keniano a posponer la apertura gradual de la frontera con el país vecino anunciada en mayo de 2023, tras permanecer cerrada doce años, desde octubre de 2011.

Entonces, el Ejército de Kenia invadió Somalia tras varios secuestros atribuidos a Al Shabab en su territorio y, en febrero de 2012, se incorporó a las fuerzas de la Unión Africana que combaten a los terroristas junto al Ejército somalí.

Desde ese momento, estos yihadistas, afiliados a la red terrorista Al Qaeda desde 2012, han cometido numerosos ataques en Kenia.

Al Shabab atenta a menudo en la capital somalí, Mogadiscio, y otros lugares del país para derrocar al Gobierno central -respaldado por la comunidad internacional- e instaurar por la fuerza un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

El grupo controla zonas rurales del centro y sur de Somalia, y ataca también a países vecinos como Kenia y Etiopía.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *