Más

Suscribirse

Redes Sociales

No saquemos conclusiones todavía

EFE/ Mario Guzmán
EFE/ Mario Guzmán

Los escenarios son difusos, siguen siendo simulaciones, precisamente inexactas. Muchos temas no ayudan a los participantes y se elegirán cientos de cargos populares.

La cuesta es dura, los errores se traducen en frescos recuerdos para razonar el voto y no dejarse engañar o acariciar el oído. Tampoco el electorado se compra con un programa social, menos con un papel ensangrentado donde va de por medio una gota de sangre cuando por nuestros hermanos indígenas –la más básica de nuestras raíces– fueron desatendidos incluso con millonarios presupuestos.

Los experimentos sociales ya no tienen cabida en esta sociedad mexicana politizada y global. Descafeinar el ambiente será un reto para quien gane, pero nunca jamás pensar más que por un programa social o varios, el pueblo se arrodillará cuando los sistemas de salud son muy mal manejados, con un nefasto desempeño. Y lo lógico será ver cómo actúa la autoridad ante la rendición de cuentas obligada, normativa y moralmente, ante el sistema de salud mal vendido al Presidente, de que será mejor que el de Dinamarca.

México no es un pueblo rencoroso, al contrario, somos trabajadores, pero dejar la memoria histórica sería un error grave. Cómo no reconocer los logros de esta administración, lejos de los encantos o desencantos de estas campañas.

No debemos olvidar que el gran trabajo del cambio lo comenzó el presidente López Obrador. Esperemos ver que por más que hagamos o digamos, muchas reglas del siguiente periodo presidencial de nuestro país –en puntos medulares para nosotros– vendrá de nuestros vecinos del norte. ¿Por qué? Porque es así.

La migración, por ejemplo, que tiene muchas connotaciones y hay muchos tipos de ésta ahora en el mundo, como refugiados políticos, por guerra, por trabajo, delincuencial, etc.

Y México es puente geográfico y estratégico para muchos migrantes. Nuestros paisanos son migrantes de trabajo, un ejemplo es la gran mano de obra que representan en Estados Unidos.

Recíprocamente, están las remesas que ellos mandan de regreso a México, un promedio de 350 dólares por migrante. Un gran reto aquí es bajar las brutales comisiones que pagan los paisanos por enviar dinero lícito a nuestro país, producto de un gran esfuerzo.

Así como que las transnacionales bancarias bajen las comisiones y las pongan a precios internacionales, por uso y disposición de dinero.

Muchos son los retos y, sobre todo, que cada hombre clave sea designado por su capacidad y su personalidad moral y proba. Desprestigiar es muy fácil, y creer que el pueblo es desinformado, ya no es así.

Sabemos que México es el país donde los bancos al menudeo tienen las mejores y desproporcionadas utilidades. Ganar no es malo, al contrario, pero jamás a costa del pueblo.

Vale la pena checar y ver todos los instrumentos financieros que tratan de evadir sus responsabilidades fiscales, y de paso, por ahí, las fintech. Es decir, los bancos en México reportan a nivel global las mayores utilidades vs otros países.

 

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *