Alejandro Alito Moreno, para quedarse…Amenazó a exlíderes del PRI

146 vistas
10 min lectura
“No hay santas ni santos aquí; si me caigo yo, nos caemos todos” Fuente: Twitter

La reunión del martes en el edificio central del Partido Revolucionario Institucional –entre el todavía líder del PRI nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, y casi una decena de exdirigentes históricos– no fue cordial, como lo presumió Alito, al contrario, “fue una cena de negros”.

En su posterior conferencia de prensa, el exgobernador de Campeche aseguró que “no hubo ningún reclamo, lo que hubo fueron planteamientos, reflexiones, comentarios, una reunión rica, vasta en propuestas y análisis en esa fortaleza que tienen los expresidentes del PRI de haber dirigido un gran partido como el nuestro. El PRI hace la autocrítica, no la autoflagelación”. Negó que le hayan “jalado las greñas” y que todo lo que se dijo fue en un marco de amabilidad.

Nada más alejado de la realidad, de acuerdo a las fuentes consultadas por Ángel Metropolitano al interior del mismo partido tricolor, pues lo que hubo fue reclamos, amagos, amenazas, acusaciones y, finalmente, un acuerdo…

El cónclave que solicitaron los exlíderes tricolores inició a las 10:30 de la mañana, media después de lo programado. Y fue a puerta cerrada, pero con dos invitados que no estaban programados: Roberto Madrazo Pintado –mentor político de Alito– y Rubén Moreira Valdés –coordinador de los diputados tricolores y esposo de Carolina Viggiano Austria, secretaria General del CEN del PRI, es decir, la segunda después de Alito, y candidata perdedora a la gubernatura de Hidalgo, que contendió ¡por el PAN! en la alianza de Vamos por México–.

A su tiempo, cada uno de los otrora líderes del PRI hablaron, como Dulce María Sauri, Pedro Joaquín Coldwell, Claudia Ruiz Massieu, Manlio Fabio Beltrones, Miguel Ángel Osorio Chong, Humberto Roque Villanueva, Beatriz Paredes, Roberto Madrazo, Carolina Monroy del Mazo y César Camacho Quiroz.

Y todos reclamaron algo en común: la corrupción de Alejandro Moreno –documentada a través de publicaciones periodísticas y audios– es innegable y mancha al PRI.

Las fuentes del tricolor aseguran que la discusión subió de tono, aunque sin llegar a las ya conocidas frases y lenguaje picaresco del exgobernador campechano.

Uno a uno, y a veces interrumpiéndose, le echaban más fuego a la hoguera de Alito y sus desastrosos resultados, que lo colocan como el peor dirigente en la historia del PRI.

Le dijeron que renunciara, que su permanencia era mala para el partido, que su tiempo se había acabado, que su corrupción en Campeche estaba argumentada. Lo acorralaron. Y Alito solo fruncía el ceño y apretaba la mandíbula. Parecía que estaba a punto de explotar. Hasta que llegó su turno de hablar… y se defendió con amenazas.

“NO HAY SANTAS NI SANTOS AQUÍ, ASÍ QUE BÁJENLE”

Con voz firme, sin amedrentarse, Moreno Cárdenas los confrontó. Y les dijo: “Si me caigo yo, nos caemos todos… Este no es el PRI de los exdirigentes, ni de los expresidentes –en franca alusión a Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto–. No hay santas ni santos aquí, si me caigo, nos caemos todos, así que bájenle a sus exigencias”, exclamó.

En su defensa, argumentó que todos los presentes tienen una historia que no se sabe públicamente, pero que él sí conocía. Es decir, narran las fuentes, se defendió de su corrupción con señalamientos de corrupción, dándoles a entender que sabía sus historias ocultas a cada uno de los exlíderes del tricolor.

“Alito se envalentonó, de manera velada, los amenazó. Y nadie esperaba esa jugada, por lo que los asistentes tuvieron que frenarse en el tema toral, que era que pusiera su renuncia en la mesa”, cuentan las mismas fuentes.

También te puede interesar:https://angelmetropolitano.com.mx/se-traspaso-la-amistad/

Esta vez, le funcionó la jugada a Alito, pues luego de cuatro horas, ninguno de los exlíderes tricolores quiso enfrentarlo ya, pues algo les sabrán… Acordaron que continuará como líder nacional del PRI hasta que concluya su periodo, el 19 de agosto de 2022.

Y se tomaron la foto del recuerdo, con sonrisas forzadas para demostrar una confianza y unidad que se terminó de romper.

RECUADRO NORMAL

RUBÉN MOREIRA, EL PODER TRAS EL TRONO

David Casco

La presencia que extrañó a muchos en la reunión de Alito con los exlíderes del PRI, fue la de Rubén Moreira Valdez, diputado federal por el tricolor y presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados.

Y es que, pese a que no fue convocado, estuvo para “darle apoyo” a Alito y, en dado caso, proponerse como plan B y quedar al frente del partido si la salida de Alejandro Moreno era inminente, como se llegó a plantear.

Muchos de los “santones y santonas” del PRI levantaron las cejas al verlo, pues es más que público que su fama es la de ser el “mapache mayor” de Alito, aunque no le ha dado los resultados requeridos, como en Campeche, donde el sobrino de Moreno Castro –candidato a gobernador por el PRI– perdió de manera contundente, pese a los millones de pesos y marrullerías del exgobernador de Coahuila.

“Pero ahí está siempre, al lado de Alito. A Alejandro le sobran hue…, pero le falta cerebro, y para eso está a su lado Rubén, quien es el poder tras el trono”, afirman las fuentes.

Y rematan: “Ellos, Alito y Rubén Moreira se creen como el entonces presidente Carlos Salinas y su súper asesor José María Córdoba Montoya, pero no les llegan ni a los talones, les hace falta inteligencia… Lo que es un hecho, es el PRI está secuestrado por Moreira y su mujer”.

Cabe mencionar que Carolina Viggiano Austria –esposa de Rubén Moreira Valdez– es secretaria General del PRI desde el 18 de agosto de 2019, es diputada plurinominal por el tricolor y, pese a ello, contendió con el registro del PAN (montada en la alianza Va por México) en las elecciones para renovar la gubernatura de Hidalgo, donde ella y su familia tienen un coto de poder, que se verá mermado al perder ante el candidato de Morena, Julio Menchaca.

RECUADRO SUPERIOR

TODOS TIENEN SUS HISTORIA…

En su “defensa”, Alito argumentó que todos los presentes tienen una historia que no se sabe públicamente, pero que él sí conocía.

FRASES:

“Imagínate lo que Alito le sabe a cada uno de los exlíderes del PRI, que logró doblarlos”.

“Al mismo Roberto Madrazo, que es su maestro en el partido e impulsor, lo dejó callado”.

“Alito era tan amigo de Osorio Chong, que hasta eran vecinos en Polanco, pero luego se distanciaron”.

“Quien en realidad manda en el PRI es Rubén (Moreira), y Alito quiere heredarle su silla para que le tape sus tropelías”

FUENTES DEL PRI

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Ciudad Juárez se llena de colores y pide igualdad y unidad ante violencia

Siguiente noticia

Autocuidado para quienes carecen de tiempo