Más

Suscribirse

Redes Sociales

Niños y adolescentes bolivianos defienden la camiseta del Atleti a 4,000 metros de altitud

EFE/Stringer
EFE/Stringer

Los valores de esfuerzo, trabajo en equipo, lucha y entrega que promueve el Atlético de Madrid resuenan en los 4.000 metros de altitud donde se encuentra la escuela de fútbol para niños y adolescentes creada en un remoto municipio de Bolivia por un sacerdote español hincha de los ‘colchoneros’.

“La escuela se llama Atlético San Vicente. Atlético por el Atlético de Madrid y San Vicente porque es el santo de los pobres, el patrono mundial de la caridad y el que San Vicente nos ayude por este lado espiritual”, contó a EFE el padre Diego Plá, promotor de la iniciativa.

La escuela está en el municipio de Mocomoco, a unos 218 kilómetros de La Paz, y tiene dos sedes, una en la comunidad de Pacobamba, a 4.200 metros sobre el nivel del mar, y otra en la vecina Ingas, a unos 3.200 metros de altitud.

Según Plá (Córdoba, 1969), el génesis de la iniciativa fue una pequeña escuela creada en 2004 por el sacerdote esloveno Francis Pavlic en el poblado de Italaque, también en Mocomoco.

Plá, que de niño era un monaguillo que andaba con su balón de fútbol bajo el brazo, llegó unos meses después a Bolivia y quedó entusiasmado con la idea de Pavlic, fallecido en 2005, ante lo cual el español tomó la posta con sello ‘colchonero’.

“Empezamos casi sin recursos, casi sin nada. Nuestras escuelas prácticamente no tenían economía, funcionaban con 150 euros” para comprar balones y “ponchillos”, “pero lo importante era que los niños pudieran jugar y divertirse”.

“La idea aquí es que todos los niños tengan su espacio, jueguen mejor o peor, lo importante es asumir estos valores que son del Atlético de Madrid de trabajo, lucha y entrega”, señaló.

La escuela estuvo “sobreviviendo” hasta que en 2019 logró, mediante el periodista de RTVE Santiago Riesco, el apoyo de “Los 50”, un grupo de hinchas destacados del Atleti, entre periodistas, exfutbolistas y empresarios.

“Si no fuera por ellos, la escuela tendría que cerrar”, comentó Plá, que vivió durante 14 años en Mocomoco y actualmente es el secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

Plá calcula que más de mil niños han pasado por la escuela, que hoy acoge a cerca de dos centenares de menores de 6 a 18 años, 108 en Pacobamba y 91 en Ingas.

Altiplano y valle

La dureza de la vida en Mocomoco se nota desde la carretera de tierra que se abre camino en la montaña para llegar a Pacobamba, en medio de un paisaje casi desértico que contrasta sólo con el verde encendido del pasto sintético donde entrenan los chicos del Atlético San Vicente.

En Pacobamba la población es aimara y vive sobre todo de la producción de papa y el pastoreo, mientras que en Ingas, un valle al que se llega también por carreteras de tierra, la gente habla español, aimara y quechua y produce maíz.

Ante este panorama, el único requisito para que los chicos entrenen es “querer jugar”, según Plá.

La escuela les regala el uniforme y la equipación y “ellos ponen la ilusión y las ganas de divertirse”, agregó.

La iniciativa está casada con las unidades educativas de ambas comunidades, cuyos docentes se encargan de los entrenamientos.

“Es bien lindo trabajar con los niños, niñas y jóvenes que tienen bastante futuro”, dijo a EFE el profesor Reynaldo Quispe, de la Unidad Educativa Ingas.

A la par del fútbol, los menores aprenden sobre disciplina y puntualidad, destacó Quispe, quien expresó admiración por el técnico ‘colchonero’, el argentino Diego ‘Cholo’ Simeone, o exjugadores como Fernando ‘el Niño’ Torres.

Algunas vivencias

Uno de los alumnos antiguos es Gabriel Jiménez, que está en la escuela desde los 7 años y hoy, con 15, confesó a EFE que el fútbol ha sido su pasión desde siempre.

“He aprendido a trabajar el liderazgo, el respeto y me ha dado la oportunidad de conocer diferentes lugares y forjar amistades duraderas”, afirmó.

Las chicas no se quedan atrás, resaltó Norma Mamani, de 16 años, para quien es “increíble” poder entrenar fútbol.

“Vamos a echarle muchas ganas para así ser los mejores futbolistas”, aseguró Mamani, una admiradora de la técnica del argentino Lionel Messi aunque no sea ‘colchonero’.

En los planes próximos del Atleti San Vicente están un torneo con equipos de otras unidades educativas del municipio y una competición en La Paz contra las divisiones de menores del Bolívar y The Strongest.

Estas experiencias son algo muy “puntual”, ya que la economía de la escuela no da para más, señaló Plá, mientras que el profe Reynaldo pidió que no falte el apoyo para la escuela “porque la juventud y la niñez nos necesitan”. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *