Más

Suscribirse

Redes Sociales

Nicaragua desarticula tres bandas acusadas de asesinar a 40 indígenas mayagnas

Las autoridades nicaragüenses informaron que desarticularon parte de tres bandas de delincuentes, a las que señalaron de ser responsables de al menos 40 asesinatos de indígenas mayagnas en el norte y en el Caribe de Nicaragua.

El inspector general y el jefe de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, Jaime Vanegas y Victoriano Ruiz, respectivamente, dijeron a medios oficiales y sandinistas en Managua que esas agrupaciones cometieron al menos 40 asesinatos, seis secuestros, tres violaciones, incendiaron 41 chozas y un sinnúmero de robos con intimidación en comunidades de los pueblos originarios de Nicaragua.

Los jefes policiales indicaron que capturaron en total a 18 sospechosos, incluido a los cabecillas de las presuntas bandas criminales, identificadas como “Bruno”, “Chabelo” y “Los Rochas”.

Según la Policía, por “intereses particulares” de los cabecillas Rodrigo Bruno Arcángel, alias “Bruno”, y Rafael Mendoza Escoto, alias “Chabelo”, que se disputaban la zona, se cometieron “múltiples delitos, asesinatos, violaciones, secuestros, robos con intimidación, incendios de chozas”, entre otros.

TERROR EN COMUNIDADES INDÍGENAS

En el caso de la banda “Bruno”, de la que fueron detenidos 7 de sus miembros, la Policía le atribuye 18 asesinatos, 6 secuestros, 3 violaciones, la quema de 12 chozas y tenencia ilegal de armas de fuego.

De los 18 asesinados, 7 pertenecían a la banda “Chabelo”, quienes fueron abatidos durante un enfrentamiento armado el 26 de diciembre de 2019 en una comunidad indígena del municipio San José de Bocay, departamento de Jinotega (norte).

El 23 de agosto 2021, en otro enfrentamiento armado entre ambas bandas fueron asesinados otros 10 indígenas.

En tanto, la agrupación “Chabelo” es responsable de 18 asesinatos, quema de 28 chozas, una iglesia Morava en el Caribe norte de Nicaragua y de tenencia ilegal de armas de fuego, según el parte policial.

Las autoridades detuvieron a cinco miembros de ese grupo, incluido a sus dos cabecillas.

Dentro de los 18 asesinatos que cometieron, según la Policía, hay dos familiares del cabecilla de la banda “Bruno”.

Por su lado, la Policía Nacional achacó a la agrupación “Los Rochas” cuatro asesinatos, una tentativa de homicidio, una lesión grave, tres robos con intimidación, incendio de vivienda, y tenencia Ilegal de armas de fuego.

“EXTERMINIO” DE INDÍGENAS

La Policía de Nicaragua presentó a los presuntos delincuentes seis días después de que Washington, a través del principal encargado del Departamento de Estado de EE.UU. para Latinoamérica, Brian Nichols, expresara su apoyo a las comunidades indígenas nicaragüenses, las que, denunció, han sufrido violencia bajo el Gobierno que presiden Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo.

“Bajo Ortega-Murillo, los grupos indígenas de Nicaragua enfrentan incursiones violentas de colonos y una de las tasas de deforestación más altas de la Tierra”, señaló el secretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, en un mensaje en ocasión del Día de los Pueblos Indígenas, el 9 de agosto pasado.

A finales de enero pasado, el Ministerio Público de Nicaragua acusó a un grupo de 24 personas que invadieron territorios indígenas y atacaron a sus pobladores en el Caribe norte, por los delitos de crimen organizado, usurpación de dominio público o comunal y aprovechamiento ilegal de recursos naturales.

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) ha advertido que las poblaciones indígenas de Nicaragua corren el riesgo de ser exterminadas por la constante invasión de sus territorios.

Los pueblos indígenas y de ascendencia africana en Nicaragua viven en 304 comunidades establecidas en 23 territorios, la mayoría en las zonas más pobres y aisladas del país, según datos oficiales. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *