Más

Suscribirse

Redes Sociales

Nace una nueva esperanza para el Líbano

El Líbano está siendo invadido por la incertidumbre, desde la pandemia por el Covid-19, el país se ha visto envuelto en la crisis económica, política y social. Sin embargo, recientemente ha nacido un proyecto de eficiencia energética desarrollado por los frailes maronitas que, inspirado en Laudato si’, reescribe una parte del futuro.

Treinta kilómetros al norte de Beirut, en Líbano, lejos del caos de la capital, yace el monasterio de Mar Nohra, de la Orden de los Antonianos Maronitas. Un lugar de culto, que se mantuvo abandonado durante siglos y que ha sido renovado hace unos años, cuyos muros rezuman historia y espiritualidad, y donde la comunidad monástica, ahora estable y fecunda en nuevas vocaciones, vive en perenne armonía con la Creación.

Es aquel lugar que podría se catalogado como un “oasis” en el desierto, en donde nació el proyecto en el que se recurre a las energías renovables para traer esperanza y una mejor calidad de vida a toda la población.

Durante la crisis que surgió desde el año 2016 el Monasterio también padeció esta situación de carencia en electricidad y los frailes se han visto obligados a comprar electricidad a productores de grupos eléctricos privados, quienes ahora tienen que hacer frente a la deficiencia de gasóleo y a aumento de su coste en el mercado, así como a los gastos de mantenimiento de las propias máquinas.

Te podría interesar: EEUU pide a Perú que haga las reformas necesarias para proteger la democracia

A partir de dicha situación, surgió entre los monjes del monasterio acudir a las energías renovables, echando a la obra el proyecto de eficiencia energética para toda la instalación, en donde se utilizarán paneles solares y calderas de nueva generación.

“Los trabajos ya han comenzado y parece que avanzan bien”, explica a Vatican News y a L’Osservatore Romano el padre Maged Maroun, procurador general de la Orden Antoniana Maronita (OAM) ante la Santa Sede y rector del Colegio de San Isaías. De hecho, el economato de la Orden ha decidido asumir el 10% de los costes del proyecto, mientras que el grueso de la financiación ha sido asumido por Roaco, (Riunione Opere Aiuto Chiese Orientali), organismo dependiente del propio Dicasterio.

Este proyecto es de suma importancia en dicha región del Líbano ya que, se presume, será de gran ayuda para aquellas personas que no llegan a fin de mes, para las generaciones futuras y también para los propios frailes. Los monjes buscan, a su vez, garantizar la misión del propio monasterio para continuar con su misión pastoral y educativa.

El Procurador General de la OAM reflexiona sobre la ayuda que la Iglesia está prestando en este contexto de grave crisis y añade: “la Iglesia siempre, siguiendo la Doctrina Social, ha estado cerca de la gente, y lo está espiritual pero también materialmente”. 

Resaltó también lo ya escrito con anterioridad en el Laudato si’, “los temas del medio ambiente no son algo secundario” por lo que, expresa que es importante acercarse a ello y conectar con la naturaleza para poder vivir en armonía y en abundancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *