Más

Suscribirse

Redes Sociales

Multa millonaria contra un distribuidor farmacéutico en Puerto Rico por caso de opioides

Fuente: Unsplash
Fuente: Unsplash

La Fiscalía Federal en Puerto Rico informó que el distribuidor farmacéutico Droguería Betances fue condenado a pagar 12 millones de dólares por despachar cientos de “pedidos inusuales” de medicamentos controlados de opioides.

Droguería Betances, uno de los mayores distribuidores de productos farmacéuticos de Puerto Rico, deberá, además de pagar esa multa, introducir importantes mejoras en su programa de cumplimiento.

Desde 2016 y hasta al menos junio de 2019, Betances no informó a la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) de cientos de “pedidos sospechosos” de opioides y otras sustancias controladas distribuidas a sus clientes.

Esto incluía al menos 655 pedidos sospechosos de fentanilo y al menos 113 pedidos sospechosos de oxicodona, ambos productos de uso indebido frecuente que han contribuido a la actual epidemia de abuso de opioides en Estados Unidos.

Además, desde mayo de 2017 hasta julio de 2018, Betances no realizó los informes requeridos de sus transacciones de distribución a la DEA.

Según el comunicado de la Fiscalía, Betances distribuyó durante ese periodo más de 7,8 millones de dosis y cometió cientos de infracciones en el mantenimiento de registros, como rellenar pedidos de sustancias controladas con formularios de pedido defectuosos y presentar a la DEA información de envío o entrega inexacta.

“Las empresas que distribuyen sustancias controladas a farmacias y otros puntos de venta tienen que ayudar a detener la distribución ilegal de sustancias controladas informando de los pedidos sospechosos a la DEA”, dijo en un comunicado el fiscal general adjunto Brian M. Boynton, jefe de la División Civil del Departamento de Justicia de EE.UU.

La multa, cuyo monto corresponde 10,2 millones de dólares a sanciones civiles y 1,8 millones a decomisos civiles, debe ser pagada en un plazo de cinco años mediante pagos anuales.

El decreto de consentimiento también obliga a Betances a introducir importantes mejoras en su programa de cumplimiento: implantar mejoras al programa de supervisión de sustancias controladas y detectar e informar de pedidos sospechosos a la DEA.

Además, el distribuidor farmacéutico debe mejorar sus procedimientos y sistemas para llevar a cabo revisiones de diligencia debida de sus clientes y presentar informes anuales sobre su programa de cumplimiento y sus clientes a la DEA.

Del mismo modo, se exige a Betances mejorar su sistema de información ARCOS para garantizar una información adecuada y precisa de todas las adquisiciones y distribuciones de sustancias controladas de la Lista II. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *