Más

Suscribirse

Redes Sociales

Mujer de un juez del Supremo de EE.UU. recibió pagos de activista conservador

La mujer del juez del Tribunal Supremo estadounidense Clarence Thomas, Ginni Thomas, recibió varios pagos de un activista conservador entre 2011 y 2012, reveló este jueves el periódico The Washington Post.

Thomas ya ha recibido críticas por no revelar que durante dos décadas ha aceptado viajes de lujo por parte de un donante del Partido Republicano.

El caso revelado este jueves por el Post atañe a un activista judicial, Leonard Leo, que en el momento de los pagos ejercía de consultor para una ONG conservadora.

La organización presentó un informe ante el Supremo en 2012 en apoyo al condado de Shelby, en Alabama, envuelto entonces en un caso sobre la constitucionalidad de un aspecto de la Ley de Derechos Civiles que requería a algunos distritos con problemas históricos de discriminación recibir el apoyo previo del Departamento de Justicia antes de realizar cambios a las leyes de voto.

El Supremo falló entonces a favor de Alabama e invalidó ese aspecto de la Ley de Derechos Civiles. El juez Thomas fue uno de los cinco magistrados que apoyaron el fallo.

Te podría interesar: Ricky Martin dará en Puerto Rico una segunda función de concierto sinfónico

Para su exclusiva de este jueves, el Post entrevistó a varios expertos legales que ofrecieron diferentes interpretaciones sobre si los pagos a Ginni Thomas en la misma época en la que se decidió el caso suponían un conflicto de intereses, lo que habría obligado al juez a recusarse.

Mientras que algunos de los expertos coincidieron en señalar que los pagos deberían haber impedido a Thomas participar en el caso, otros consideraron que la cantidad de dinero no era suficiente como para suponer un conflicto de intereses.

En total, los documentos a los que tuvo acceso el periódico muestran un monto de 100.000 dólares para Ginni Thomas entre 2011 y 2012.

Según el propio Leo, los pagos, que fueron a través de la ONG para la que ejercía de consultor y que presentó el informe favorable a Alabama, eran por un trabajo que la mujer de Thomas realizó para una firma de encuestas.

En ellos, el activista pedía de manera explícita que no apareciera el nombre de Ginni Thomas, algo que, según dijo a The Washington Post, simplemente tenía como objetivo proteger su intimidad y la de su marido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *