Más

Suscribirse

Redes Sociales

Muere Domingo Pérez, el fisioterapeuta del ‘pisálo, pisálo’ de Bilardo

El fisioterapeuta del Sevilla durante cuatro décadas Domingo Pérez, protagonista del celebre ‘pisálo, pisálo’ de Carlos Bilardo, falleció este martes en la capital sevillana a los 67 años, informó el club.

Pérez, último eslabón de una saga de masajistas de la que formaron parte su abuelo y su padre, Manolito Pérez, vivió en el estadio de Riazor una escena que pasó a la historia del fútbol español y que recogieron con absoluta nitidez las cámaras de televisión.

Cuando Carlos Bilardo dirigió al Sevilla en la temporada 1992/93 y con Diego Armando Maradona en la plantilla del club andaluz, Domingo Pérez saltó al césped del campo del Deportivo para atender al defensa Alberto Albístegui, que sufrió una patada en la cara del ‘astro argentino’. Bilardo entendió que Maradona era el jugador que tenía que ser atendido y abroncó a su fisioterapeuta. “Domingo, me quiero morir, me quiero morir, los de colorao son los nuestros, pisálo, pisálo”, gritó Bilardo.

Con aquella “bronca”, Bilardo, tal vez sin quererlo, fue el artífice de que la imagen mediática de Domingo Pérez alcanzara dimensiones estratosféricas por la concepción competitiva y al límite del fútbol del técnico argentino.

Domingo Pérez, junto a su abuelo y su padre fueron instituciones en el banquillo del viejo Nervión y luego del Ramón Sánchez Pizjuán. Fue una imagen fija de todos y cada uno de los partidos del Sevilla de los últimos cuarenta años hasta que se jubiló en 2021 y tan fue así, que el club le reconoció con su insignia de oro en un acto en el que estuvieron las leyendas de un Sevilla de otra época.

Eran los años en los que Domingo Pérez vivía en el estadio Sánchez Pizjuán en la vivienda en la que su padre era guarda durante la semana y masajista los días de partido, y en el que luego corría como Pedro por su casa, entre el césped y el linimento.

Fue en época de Eugenio Montes Cabeza cuando Domingo Pérez se hizo ATS ayudado por el entonces presidente de una entidad que lo homenajeó en su marcha con sus mejores nombres: Manolo Cardo, Paco Gallego, Enrique Lora, Curro Sanjosé, Antonio Álvarez o Manolo Jiménez, entre otros.

Por las manos de Domingo Pérez han pasado leyendas que han vestido la camiseta sevillista como Enrique Montero, Francisco López Alfaro, Anton Polster, Iván Zamorano, Davor Suker, Diego Maradona o Diego Pablo Simeone.

Con todos ellos, ha formado parte de la imagen del banquillo sevillista junto a otros nombres de oro en la historia del club como el médico Antonio Leal Graciani, los que siempre estaban porque los interinos eran los entrenadores. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *