Más

Suscribirse

Redes Sociales

MSF exhibe los “retratos de los sobrevivientes” migrantes en Chiapas

Médicos Sin Fronteras presentó en Tapachula, en el límite de México con Guatemala, la exposición fotográfica “Rompiendo el silencio: retratos de sobrevivientes” para contar las historias de migrantes víctimas de violencia en su trayecto por la región.

La exposición temporal se exhibirá del 27 de junio al 1 de julio en el interior y exterior del Museo de Tapachula (MUTAP) y después en el espacio del Centro de Desarrollo Comunitario (CEDECO)-Estación Ferroviaria, donde MSF ofrece servicios de salud sexual reproductiva para hombres y mujeres, del 3 al 16 de julio.

La asociación internacional mostró una selección de retratos, imágenes y testimonios de la vida cotidiana de 12 de los 732 sobrevivientes de tortura, violencia extrema, tratos crueles inhumanos y degradantes que MSF ha atendido en diferentes partes de México.

Con estas fotos, la organización internacional médico-humanista busca hacer visible no solo el sufrimiento de las víctimas de este crimen y el grave impacto que tiene en los sobrevivientes a nivel físico, psíquico social por medio de relatos de recuperación y superación.

Wilfredo Sabel Bermúdez es un migrante originario de Honduras que sufrió un ataque de muerte y perdió un ojo por narcotráfico, por lo que huyó y llegó a México, donde vive actualmente.

“Afecta mucho, porque tal vez uno quiere salir de su país para estar mejor con la familia de uno y en veces le toca salir porque a uno lo quieran matar y no puede estar tranquilo”, narró el hondureño.

La jefa de misión de MSF en México, Gemma Domínguez Navarro, indicó que desde finales de 2012 y hasta inicios de 2022 se han atendido a 800 personas en la ruta migratoria por violencia física y psicológica, mientras que en el centro de atención a victimas de tortura han atendido a más de 600 personas de distintos países.

“La exposición son testimonios que hemos atendido, con lo cual libremente han querido también expresar su opinión de lo que han pasado y también su proceso de recuperación”, manifestó.

Otra de los testimonios es de Óscar Armando Barahona Aguilar, quien denunció que fue víctima de una pandilla y dos tiroteos, que le dejaron cuatro perforaciones.

“Sobreviví un día y medio gritando auxilio y de la siguiente manera, ya por el día siguiente por la tarde, fui encontrado por pobladores. Se comunicaron por Protección Civil y de esa manera me trasladaron al hospital general, donde fue mi estadía, donde estuve más de 6 meses internado y en noviembre me dieron de alta”, expuso.

Después de padecer esto, tras llegar a Tapachula en agosto pasado, sufrió tortura, le robaron su teléfono celular, y le quebraron su cadera, pelvis y su fémur.

La región afronta un inédito flujo migratorio, con más de 2,76 millones de indocumentados interceptados por Estados Unidos en la frontera con México. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *