Más

Suscribirse

Redes Sociales

Morales recuerda su primer triunfo electoral con advertencias a “traidores”

El expresidente de Bolivia Evo Morales y una parte del gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS) celebraron este domingo el aniversario del primer triunfo electoral del exmandatario con advertencias a autoridades y militantes “traidores”.

Miles de personas se reunieron en el estadio de la localidad de Sacaba, en la región central de Cochabamba, para celebrar el “Día de la Revolución Democrática y Cultural” que recuerda la victoria de Morales (2006-2019) en las elecciones generales del 18 de diciembre de 2005 en Bolivia.

En el evento participaron algunos dirigentes sindicales del llamado Pacto de Unidad que agrupa a los sindicatos afines al oficialismo, exautoridades del Gobierno de Morales y parlamentarios del “ala evista”, como los medios locales han bautizado a la facción oficialista cercana al exmandatario, entre otros.

Los grandes ausentes fueron el presidente del país, Luis Arce, y el vicepresidente, David Choquehuanca, cuyo Gobierno lamentó más temprano que se haya hecho “una serie de acusaciones infundadas” que “dividen” al partido y no ayudan a tener un “escenario favorable” para una celebración conjunta.

Precisamente varias de las acusaciones negadas por el Gobierno de Arce fueron reiteradas por Morales en su discurso, en el que cuestionó a los militantes del MAS que hablan de un “ala radical” oficialista.

“Hay que decir de frente, somos radicales y así nacimos, los que no son radicales son conservadores, son vendepatrias, están con el enemigo”, advirtió.

CRÍTICAS Y ADVERTENCIAS

También cuestionó a quienes piden “renovación” en el partido porque eso implica dejar fuera a los más experimentados y ratificó sus críticas a funcionarios gubernamentales a quienes acusó de exigir que se retiren las banderas del MAS en los eventos a los que asiste Luis Arce.

“Tienen que entender, todos somos de azul, no hay otro color para liberar a Bolivia, si otros son de otro color (…) están traicionando a nuestro movimiento político”, sostuvo y agregó que tampoco se permitirá que las autoridades elegidas bajo la sigla del MAS “se vayan a otros partidos”.

Morales ratificó sus críticas a algunas autoridades que, según dijo, no son militantes del MAS y pidió que no se “derechizen” los programas gubernamentales.

Otra exigencia del exgobernante fue sacar de la función estatal a quienes trabajaron durante la gestión transitoria de Jeanine Áñez y que haya justicia por la crisis de 2019 que para Morales y el oficialismo fue un golpe de Estado en su contra.

Ante la gente que pedía “Evo de nuevo”, aludiendo a su eventual candidatura en las elecciones generales de 2025, Morales incidió en que es momento de “cuidar” al MAS y que las postulaciones se verán un año antes de los comicios.

Los dirigentes que le antecedieron dieron encendidos discursos para criticar a los “traidores” y advertirles que les estarán vigilando.

La líder campesina Flora Aguilar demandó que haya agradecimiento y “respeto” por Evo Morales y sostuvo que quien no le respete “es un traidor” que está “ayudando a la derecha”.

“Por eso decimos como militantes leales siempre, traidores nunca”, agregó.

Las controversias internas en el MAS se ahondaron a partir de la promulgación de una ley sobre el censo de población que puso fin a un conflicto en Santa Cruz, la mayor región boliviana, norma que fue calificada de “error histórico” por Morales, quien también hace críticas constantes a algunos ministros de Arce.

También hubo peleas internas por las nuevas directivas en el Parlamento, en el que los “evistas” perdieron algunos espacios de poder.

EFE

JBR

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *