Más

Suscribirse

Redes Sociales

Mira qué verduras NO pueden comer los perros

Pixabay
Pixabay

Al igual que existen verduras y frutas que pueden comer los perros –como se anotó en el número anterior de Ángel Metropolitano– también existen unas que, lo mejor, es mantener alejadas de su hocico. Entre estas destacamos algunas para que las tengas presentes y cuides la salud de tu amigo de cuatro patas.

Cebollas y Ajo

Tanto las cebollas como el ajo pertenecen al género allium. Estas plantas contienen compuestos sulfurosos y alicina que dañan los glóbulos rojos de los perros, causando anemia. Incluso en pequeñas cantidades, estos ingredientes deben evitarse.

Esto es un motivo más para evitar darle de nuestro plato a nuestras mascotas, pues la “sazón” humana en muchas regiones está ligada con este tipo de alimentos prohibidos para perros. ¡No expongas la salud de tu amigo peludo!

Aguacate

Aunque en realidad es una fruta, lo incluimos en esta lista para ti, con el fin de que sea tenido en cuenta y no se le dé al perro de la casa. El aguacate contiene persina en sus hojas y cáscara, una sustancia que puede ser tóxica para los perros en grandes cantidades.

Adicionalmente, el aguacate se caracteriza por su alto contenido de grasa que puede llegar a causar malestares gastrointestinales en tu perro. Si lo consume, mantenlo vigilado por al menos un día, por precaución, validando sus reacciones y si presenta síntomas o molestias.

Tomates

Si bien los tomates maduros en pequeñas porciones son generalmente seguros, las hojas y tallos contienen tomatina, que puede ser perjudicial. Evita ofrecerles grandes cantidades y, sobre todo, nada de partes verdes.

Papas

En general no debería ser problema, no obstante, hay casos de excepción. Por ejemplo, si cuenta con tonos verdes o sabor u olor amargo, es preferible evitar su consumo en canes.

Esto se debe a que, al igual que los tomates, es una planta llamada “solanácea”, y contiene chaconina y solanina. Este químico es tóxico para humanos y aún más para perros, en quienes puede causar lesiones neurológicas, falta de equilibrio o hasta convulsiones.

Consideraciones especiales

Antes de elegir un alimento nuevo o de introducir cambios significativos en la dieta de una mascota, siempre es aconsejable consultar con un veterinario. Cada perro es único, y las necesidades dietéticas pueden variar.

La inclusión de verduras en la dieta de los perros puede ser una forma valiosa de mejorar su bienestar. No obstante, la clave está en elegir cuidadosamente, ofrecerlas en cantidades moderadas, evitar aquellas que puedan ser riesgosas para su salud y mantener su alimentación básica con los alimentos especializados para mascotas.

Al seguir estas pautas y prestar atención a las necesidades individuales de cada perro, los tutores pueden contribuir significativamente al mantenimiento de la salud y la vitalidad de sus compañeros caninos.

(Con información de Purina)

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *