Más

Suscribirse

Redes Sociales

Miami Dolphins se meten a Playoffs con victoria sobre Dallas Cowboys

Foto: @MiamiDolphins
Foto: @MiamiDolphins

Los Miami Dolphins se impusieron en esta jornada de Nochebuena de la NFL a los Dallas Cowboys por 22-20, un triunfo muy importante y trabajado que les dio matemáticamente un puesto en los Playoffs.

Tua Tagovailoa consiguió 293 yardas (24 de 37), dio un pase de anotación y sufrió una captura sin intercepciones en los Dolphins.

No obstante, la figura de Miami fue el pateador Jason Sanders con cinco de cinco en goles de campo, incluido el que les dio la victoria en los últimos segundos, y otros tres por encima de las 50 yardas.

Por parte de los Cowboys, que sumaron su segunda derrota seguida, y que acariciaron una remontada épica en el último periodo, Dak Prescott logró 253 yardas (20 de 32) con dos pases de anotación, y fue capturado en cuatro ocasiones sin permitir intercepciones.

Equipos con deberes

Los Cowboys (10-5) llevaban un 0-3 a domicilio contra equipos por encima de .500 (ahora 0-4), y venían de una muy dura derrota ante los Buffalo Bills la semana pasada (31-10).

Por su parte, los Dolphins (11-4) se presentaron ante Dallas sin haber ganado este año a ningún conjunto por encima del .500, una mala racha que pudieron romper esta tarde.

Sanders decide en los últimos segundos

Los Cowboys empezaron con serenidad y aplomo, ganando terreno con paciencia, y también arriesgando como en un cuarta y una que resolvieron con solidez.

Tony Pollard dejó a su equipo a una sola yarda de anotar, pero cuando parecía que los Cowboys lo tenían todo a favor para firmar el primer touchdown de la tarde, Prescott y Hunter Luepke no se entendieron en la entrega, el balón acabó suelto, y Miami lo recuperó para dejar en nada ese largo ‘drive’ inicial de Dallas de 15 jugadas y casi ocho minutos.

Tagovailoa no tardó en sacar a relucir su poderoso brazo para los locales, y se lució con un pase de 49 yardas para Jaylen Waddle.

La defensa de los Cowboys se creció, pero los Dolphins se adelantaron con un gol de campo de 57 yardas de Sanders, el más largo de su carrera (3-0 con 4.27 por jugarse).

La respuesta de Dallas fue inmediata y por cortesía de CeeDee Lamb, que conectó perfectamente con Prescott en dos carreras como dos relámpagos para darle el primer touchdown a los texanos (3-7), y cerrar el primer cuarto por delante.

No hubo noticias en el segundo periodo del ataque de los Cowboys, totalmente anulados por unos Dolphins que en ese cuarto se mostraron superiores en todas las facetas.

Tampoco fue un paseo para los de Florida. Primero desperdiciaron un cuarta y cinco para lograr un touchdown, después tuvieron que conformarse con un gol de campo (6-7) y, al borde del descanso, sí pudieron celebrar una anotación con pase de Tagovailoa para Raheem Mostert (13-7).

Con 21, Mostert es el jugador con más anotaciones en esta temporada de la NFL.

Segunda mitad

Los Cowboys habían perdido el ritmo y la chispa en la ofensiva, y no recuperaron nada de ello en su paso por los vestuarios.

En cambio, los Dolphins aumentaron su ventaja (16-7 con 8.59 por jugarse) con otro lejano ‘field goal’, esta vez de 54 yardas, de un Sanders absolutamente fiable.

Un gran pase de 47 yardas de Prescott para Jalen Tolbert, que consiguió una recepción excepcional, pareció despertar a los Cowboys. Pero todo se quedó en un espejismo: volvieron los errores y las penalizaciones, y Dallas solo consiguió un gol de campo en todo ese cuarto.

Por su parte, Tagovailoa, cada vez estaba más cómodo, encontró en múltiples ocasiones a un Tyreek Hill, que asumió el protagonismo. Aun así, los de Florida no lograron romper el encuentro, y se fueron al último cuarto con un 19-10 a favor tras otro gol de campo.

Entonces resucitaron los Cowboys, primero con un ‘field goal’ (19-13), después con su primera captura de la velada a Tagovailoa, y luego con un drive larguísimo de 17 jugadas que tuvo de todo.

Ya en la zona roja, los Cowboys agotaron sus cuatro intentos, pero una penalización de Miami les dio otra vida, a solo media yarda de la gloria. Después, una captura a Prescott les mandó de vuelta a la yarda ocho. Y finalmente, el quarterback de los texanos conectó con Brandin Cooks para un touchdown que culminaba la remontada (19-20).

Con solo 3.29 por delante para salir de esa trampa, los Dolphins no perdieron la cabeza, sometieron a la defensa visitante, y no solo sellaron el triunfo con otro gol de campo de Sanders (22-20), sino que además quemaron todo el tiempo restante. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *