México no es de la sociedad de estreñidos donde no sale nada

575 vistas
7 min lectura
Fotografía: EFE

Morena, el partido que fundó Andrés Manuel López Obrador, le está haciendo daño al presidente. Por eso no es momento de dejarlo solo, pues fue elegido democráticamente y hoy nos corresponde a todos ayudarlo.

Salvo contadas excepciones, como Claudia Sheinbaum, Ricardo Monreal, Marcelo Ebrard, Santiago Nieto, Raquel Buenrostro, Luz Elena González Escobar y Dolores Padierna, entre otros pocos, existen miembros nefastos y lacras que se han aprovechado del logotipo de Morena y nombre de la 4T. AMLO tiene a muchos corruptos e ineficientes funcionarios en su equipo, que solo sirven de floreros y nada hacen, más que jalar agua para su molino. ¿Acaso no hay quien asesore al Presidente? ¿Acaso será por miedo por no perder el hueso?

Urge modificar las reglas, desde pedirle cuentas a los jueces, como cambiar muchos temas de las legislaciones y leyes ya obsoletas, nuevas reglas de operación de muchos programas sociales, que lo único que hacen es motivar sociedades parasitarias, faltas de educación y competitividad, cuando México es un gran país y eso lo conforma la gente.

Efectivamente, el pueblo es sabio, pero el pueblo somos todos. Reitero: los paisanos son una población saqueada que engrandece, pues se deben ir a otro país a falta de oportunidades justas aquí. Y nada se hace por ellos, solo cobrarles comisiones en remesas y extorsiones –cuando bien les va– al visitar su propio país.

Lo que hay son discursos y solidaridad virtual en redes, sin hechos ni programas reales.

En educación, ni qué decir… de los últimos lugares en promedios mundiales, por el déficit arrastrado desde hace décadas, porque ¿a quién le conviene un pueblo de cultura de telenovela y futbol?

¿Y quién habla de los jóvenes? ¿Cuántos doctorados salen de México por falta de oportunidades? Contra otros países, damos vergüenza.

De las medidas que ha tomado el Presidente, algunas son de emergencia para evitar los saqueos de muchos funcionarios, y él lo sabe, pero después de eso, ¿qué sigue?

Es responsabilidad de todos; los empresarios hablan a favor de su gremio, ¿y los demás tenemos voz?

Ahora bien, son los legisladores los que nos representan, y por eso hay que razonar el voto, pero tristemente por el menos malo, no por el mejor…

Alguna vez dijo el presidente Vicente Fox: ahora sí van a caer peces gordos, pero no cayó ni medio charal. ¿Dónde quedaron las palabras de Francisco Barrio, aquel zar anticorrupción?, en los anales –bastante grandes– de la biblioteca de la real academia de la demagogia y verborrea.

A no ser porque hicieron algo mal –políticamente hablando–, algunos funcionarios están en la cárcel, pero de nada nos sirven ahí, pues deberían regresar lo que se robaron.

¡Han saqueado al país!, pero no solo políticos, sino también factureros, contrabandistas, fabricantes de piratería, empresarios que vendían al gobierno y no cumplían. Esa ha sido la mezcla perfecta para vivir y enriquecerse impunemente en esta pandemia social desde hace muchos años.

Una fortaleza que tenemos es nuestra gente, pues históricamente nos hemos sobrepuesto a las adversidades, desde conquistas y evangelizaciones, hasta desastres naturales y malos gobiernos.

México está sediento de justicia y oportunidades. Los jóvenes no son lo que piensan muchos políticos, son la esperanza de nuestra nación, pues son capaces y luchadores, pero no se han escuchado propuestas para su propia superación, lejos de aquellos programas que fomentan la mala cultura y el hábito de no hacer nada.

Los jóvenes no son bolsas desechables, abusan de ellos, y vaya que estamos viviendo con ellos esta realidad que les tocó sentir, aunque ellos no vivieron los estragos de las corrupciones sexenales anteriores, como los saqueos de Pemex, de la CFE, y muchos organismos sin mencionar, pero que no son menores en importancia.

Ahí están los Fobaproas, las desincorporaciones de empresas del estado, antes expropiadas a empresarios honestos, en muchos casos.

Vivimos nuevos tiempos y se les olvida a muchos que ya no estamos desinformados. La información también es síndrome de aspiración.

Vale la pena mencionar y aplaudir al titular de la Unidad de Inteligencia Financiera –Santiago Nieto–, por lo bien que ha hecho su trabajo, al documentar las corruptelas de políticos del pasado que dejaron cuentas pendientes. Él es una gran pieza del Presidente.

En este sentido, los menos indicados para hablar y criticar son Vicente Fox y Felipe Calderón, quienes dejaron un cochinero en todos los sentidos. Por favor, señores expresidentes, ya no sigan insultando la inteligencia de los mexicanos. Sus sexenios ya terminaron y no pudieron hacer gran cosa, como para que ahora se pongan a criticar todo lo que hace el Presidente. Más bien, les deberían quitar la vigilancia oficial, para que vivan como cualquier ciudadano.

El maltratado pueblo mexicano ya no aguanta más…

cbayo@angelmetropolitano.com

Twitter: @CaBayodeTroyaMx

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Ángel Metropolitano 286

Siguiente noticia

¡Por fin una buena noticia! : Cumbre Biden/Putin en Ginebra el 16 de junio