Más

Suscribirse

Redes Sociales

Masiva protesta en el norte de India por el presunto asesinato de una joven

Una masiva protesta estalló este domingo en el norte de la India para pedir justicia por la muerte por ahogamiento de una joven recepcionista, en un presunto crimen que implica al hijo de un destacado líder del gobernante Bharatiya Janata Party (BJP, hinduísta).

El cuerpo de la joven de 19 años identificada como Ankita Bhandari fue hallado ayer en el río Ganges en la ciudad de Rishikesh, del norteño estado de Uttarakhand, tras cinco días desaparecida.

La mañana de hoy cientos de personas acudieron a la morgue a donde fue trasladado el cuerpo de Bhandari para exigir justicia por el crimen por el que ya han sido arrestados tres sospechosos, informó en una declaración en vídeo el superintendente adjunto de policía Shekhar Suyal.

La presunta participación de Pulkit Arya, propietario del hotel en el que trabajaba la joven e hijo de Vinod Arya, líder regional del BJP en Uttarakhand, volcó en seguida la atención de los medios convirtiendo el suceso en un caso de alto perfil.

“Le aseguré al padre de Ankita Bhandari que el gobierno regional tomará las medidas más estrictas contra los culpables, y hará una investigación imparcial sobre este atroz crimen”, dijo en Twitter el jefe de Gobierno de Uttarakhand, Pushkar Singh Dhami.

Te podría interesar: Filipinas evacúa zonas costeras y paraliza el tráfico marítimo por tifón Noru

El BJP, la formación del primer ministro, Narendra Modi, informó ayer de la expulsión Pulkit Arya de las filas de la formación tras la detención de su hijo.

Las autoridades de momento no han ofrecido información sobre cuál pudo ser el motivo del crimen.

Las muestras de indignación colectiva y las masivas protestas callejeras por crímenes contra mujeres se han vuelto cada vez más frecuentes en la India, con buena parte de la población acusando a las autoridades de la tolerancia y el encubrimiento de estos crímenes.

La India vivió protestas sin precedentes contra la violencia a las mujeres a finales de 2012, tras la violación en grupo de una joven universitaria en un autobús en Nueva Delhi y su posterior muerte por las graves heridas que le causó la sevicia.

Ese caso marcó un antes y un después en el país y desde entonces las leyes contra las agresiones sexuales se han ido endureciendo, acelerando también la pena capital contra algunos agresores, aunque muchos critican que las medidas no han sido suficientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *