Más

Suscribirse

Redes Sociales

Más de 1,5 millones de fieles rezaron en la Explanada de las Mezquitas durante el ramadán

EFE
EFE

Más de 1,5 millones de fieles acudieron a la Explanada de las Mezquitas, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, durante el mes de ramadán para rezar, sin que se hayan registrado “disturbios importantes” ni episodios violentos, dijo este martes la Policía israelí en un comunicado.

“Nuestro importante despliegue, planificación operativa ordenada y actividad precisa han logrado crear el equilibrio necesario entre la libertad de culto y los aspectos de seguridad”, detalló el cuerpo.

Ante un ramadán atípico por la guerra en Gaza, Israel aumentó este año la presencia de agentes por toda la Ciudad Vieja; solo el primer viernes del mes sagrado, el pasado 15 de marzo, al menos 3.000 efectivos fueron desplegados por toda esta zona.

Por otra parte, la Policía israelí informó de que durante este mes, al menos 100 sospechosos fueron arrestados por “incitación y apoyo al terrorismo”, lo que en Israel puede significar ondear en público una bandera palestina.

Otros 172 palestinos fueron arrestados por entrar de manera ilegal a Israel, 15 de los cuales fueron retenidos a su llegada a la Mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para el islam.

“Ya se han presentado cargos y/o acusaciones contra la mayoría de los sospechosos detenidos y las investigaciones sobre el resto aún están en curso”, añadió la Policía.

Israel este año también endureció las medidas para la entrada de los palestinos residentes en Cisjordania ocupada a Jerusalén, de manera que solamente, y con permiso previo, podían asistir a los rezos de los viernes, su día sagrado, los hombres mayores de 55 años, las mujeres mayores de 50 y los niños de hasta 10 años.

El Gobierno de Benjamín Netanyahu justificó esta decisión alegando que solo así podían garantizar la seguridad de los fieles, ya que, aseguran, muchos de los jóvenes palestinos musulmanes tienen algún tipo de “vinculación con el terrorismo de Hamás”.

Lo cierto es que uno de los ministros más ultraderechistas del Ejecutivo, el de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, le llegó incluso a pedir a Netanyahu que impidiera directamente la entrada de los palestinos musulmanes a la Mezquita de Al Aqsa durante su mes sagrado.

El deseo de la comunidad internacional era que el mes sagrado de ramadán llegara con un alto el fuego en la Franja de Gaza para aliviar las tensiones, algo que no llegó a producirse.

De hecho, las negociaciones entre Hamás e Israel siguen sin dar frutos; en las últimas horas la organización islamista indicó que el Estado judío sigue sin atender a sus principales demandas -el alto el fuego definitivo y la retirada de las tropas- para lograr un acuerdo que permita la liberación de los rehenes, pero que aún así está estudiando su última propuesta. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *