Más

Suscribirse

Redes Sociales

Marlene Hernández, primera árbitra mexicana con gafete FIVB

Foto: Conade
Foto: Conade

La árbitro mexicana Marlene Hernández anhela ir a Juegos Olímpicos, tras impartir justicia en Mundiales, Tour, Panamericanos y Centroamericanos; “Tlaxcala 2023 es historia para nuestro país”, aseguró

A lo largo de los años se ha hablado sobre la complejidad que conlleva ser juez en cualquier deporte, y del trascendental rol que juegan estos encargados de impartir justicia, pero la exigencia es aún mayor cuando se requiere de alcanzar el máximo nivel mundial, tal como ha logrado Hernández Arredondo, quien es la primera mexicana de la historia reconocida por la Federación Internacional de Voleibol (FIVB).

¿Cómo empezó su carrera?

En entrevista con la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), la originaria de Puebla, quien actualmente dirige partidos en el Campeonato Mundial de Voleibol de Playa Tlaxcala 2023, compartió cómo fueron los inicios de su trayectoria, y la evolución que ha experimentado para ser considerada una de las cartas fuertes por parte del organismo internacional.

“Empecé con mi carrera como árbitra en el 2003, y en el 2005 tuve la oportunidad de ser anotadora en un torneo internacional. En el 2009 hice mi curso para ser candidata a juez internacional, y el gafete FIVB lo recibí en 2011. Fue un proceso muy largo.

“Tengo la fortuna y el orgullo de ser la primera mexicana en entrar a la FIVB como árbitro, y también voy abriendo paso a lo que es el arbitraje femenil de manera internacional. Hoy en día, somos cinco mexicanos a nivel mundial y un candidato a serlo”, agregó.

Pese a tener solamente 41 años, la licenciada en Educación Física y maestra en Nuevas Tecnologías para Aprendizaje ya cuenta con experiencia, y reveló que su gran sueño es dirigir en unos Juegos Olímpicos, única justa en la que no ha podido sancionar.

¿Cómo ha sido su preparación?

Marlene ha fungido como árbitro principal, que tiene la responsabilidad de manejar todo el encuentro, y también como segundo juez, que se encarga de controlar a los jugadores y baloneros, así como el toque de red, el cual deriva en un punto en contra para el voleibolista que haga contacto con la misma en su intento por realizar un bloqueo o un contacto con el balón.

Hay que prepararse y tener siempre la experiencia. A nivel nacional, tomamos cursos año con año, y después de tener buenos resultados fui la propuesta para poder ir a tomar el curso como candidata internacional. Es obligatorio que manejemos el idioma inglés, y nos enfocamos en lo técnico, lo táctico y un poco de administración de lo que es el juego.

“Como árbitros vamos trabajando nuestras técnicas y forma de administración, concentración y enfoque. Nosotros somos evaluados partido tras partido, y al término de cada día nos dicen en qué puntos tenemos nuestras fortalezas y debilidades. Con ello seguimos creciendo para poder seguir siendo designados a eventos importantes y a mejores niveles”, concluyó.

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *