Más

Suscribirse

Redes Sociales

Maniatan al Sevilla y al Tecatito

Ni el Sevilla ni el mexicano Jesús Tecatito Corona encontraron el camino ante un buen Deportivo Alavés, que arrancó un empate (0-0) en un duelo que abrió la jornada 27 de LaLiga y en el que gozó de varias ocasiones para superar al equipo de Julen Lopetegui.

No fue una buena versión, ni del equipo andaluz ni del internacional mexicano, titular por sexta jornada seguida, que disputó 83 minutos, demostró detalles, se entendió bien con Jesús Navas por la banda derecha y tuvo una actuación intermitente, pero necesitan más él y su equipo para competir por LaLiga con el Real Madrid, que recibe este sábado a la Real Sociedad con la ocasión de aumentar hasta ocho puntos la diferencia entre ambos equipos.

Un paso atrás de su equipo y del futbolista mexicano, primero frustrado por las faltas de Rubén Duarte, que lo derribó en las tres primeras acciones; después por las imprecisiones de su propio conjunto y luego reaparecido a fogonazos en alguna acción de mérito que terminó en nada, en un 0-0, en el quinto empate en las últimas siete jornadas del Sevilla.

El Alavés demostró valentía ante un equipo andaluz que llevó la voz cantante de un partido que pudo resolverse al final, pero tanto Bono como Pacheco lograron mantener su portería a cero, en un toma y daca constante con dos conjuntos que buscaron el triunfo.

Lucas Ocampos y Munir tuvieron las mejores ocasiones por parte de los visitantes, mientras que Pere Pons y Luis Rioja estuvieron cerca de adelantar a los locales en un bueno partido cargado de derroche físico en el que las mejores oportunidades fueron para el Alavés.

La primera llegada fue para el Alavés a los 30 segundos de arrancar un choque, aunque Bono estuvo atento para evitar el primer remate de Joselu Mato en un encuentro pasado por agua en los minutos iniciales.

Los albiazules saltaron sin complejos con una presión sobre un Sevilla que intentó salir con el balón tocado en busca de la meta local.

De hecho, logró perforar la portería de Fernando Pacheco, pero el gol quedó anulado por fuera de juego de En-Nesyri a la salida de un saque de esquina.

El Alavés no cambió su plan de partido a pesar de la velocidad del Sevilla, que amenazaba a la adelantada defensa vasca y en una de las recuperaciones pudo llegar el primer gol de la noche. Una entrada por una banda de Édgar Méndez acabó en los pies de Luis Rioja, que se encontró con Bono cuando un Mendizorroza volcado cantaba el tanto albiazul en el primer cuarto de hora.

Los babazorros se plantaron en varias ocasiones en el área sevillista, pero no lograron materializar las oportunidades.

Los de Lopetegui lograron contener la salida en tromba de los vitorianos, que en varias fases del encuentro les embotellaron y les impidieron jugar. La paciencia fue la mejor virtud de los hispalenses, que se fueron estirando con el paso de los minutos.

Pero fue el Alavés el que perdonó antes del descanso con varios remates claros que no encontraron portería, aunque fue Lucas Ocampos el que tuvo la más clara antes del pitido del colegiado que indicaba el camino a vestuarios.

El duelo no tuvo dueño tras el intermedio, fruto de las imprecisiones de un Sevilla que perdonó en una de las pocas llegadas que tuvo ante un Alavés, de nuevo, volcado.

Apareció Fernando Pacheco para desbaratar la mejor ocasión de los del Nervión hasta el momento, por parte de Ocampos, el más activo en la zona ofensiva visitante.

La segunda mitad fue un ida y vuelta constante. Pere Pons tuvo el primero en sus botas dentro del área al recoger una buena cesión de Gonzalo Escalante, que eligió a su compañero en lugar de disparar desde la frontal, pero Pere Pons cruzó demasiado el balón.

El derroche físico comenzó a pasar factura al Alavés, que bajó el nivel de presión, y el Sevilla comenzó a crecer, aunque sin llegar a zonas de peligro.

El paso de los minutos hizo mella en ambas escuadras y el partido bajó de revoluciones, notablemente. Sólo el balón parado podía causar problemas en ambas áreas.

Sin embargo, los dos equipos tuvieron su ocasión en la recta final. Joselu Mato se encontró con Bono tras una buena internada de Jason Remeseiro, mientras que a Munir El Haddadi le pasó lo mismo con un gran Fernando Pacheco, que repelió hasta en dos ocasiones el balón antes del final. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *