Más

Suscribirse

Redes Sociales

Madre es asesinada para secuestrar a sus hijos en CDMX

Paola Michelle Rico López, de 19 años, madre de dos menores, un varón de un año y medio y una pequeña de tres meses, residente del barrio Xaltocan en Xochimilco, recibió un folleto de una persona denominada Patricia N en las redes que ofrecía ayuda para madres solteras, embarazadas y violentadas de bajos recursos; su ayuda consistía en trabajo, dinero y alimentos.

Ante la apremiante situación, ella se puso en contacto con esa mujer de 31 años de edad, que inmediatamente la fue a visitar y entablaron una relación amical donde la vinculada le hizo depósitos monetarios y le indicó que sus niños eran lindos, en especial el mayor, a quien le dijo que podría ayudarla a enviarlo a los Estados Unidos porque ella tenía contactos.

“Cuando mi hermana me contó de esta Patricia N, yo averigüé en las redes, pero no vi nada, ninguna fundación o página de ella y se me hizo sospechoso, por eso la alerté, pero no se alejó”, declara su hermana Yuritzi Guadalupe Rico en entrevista con Ángel Metropolitano.

“Yo ya no vivía junto a ellos porque yo me había separado del papá de mi hija, que es hermano de su marido, allí vivíamos todos; él desconfió y no quería que la vea porque mi hermana le contó, pero ella no le hizo caso y siguió frecuentando a la mujer”, agregó.

Tras aproximadamente dos meses de contacto, la detenida le dijo que requería una persona para que haga limpieza en su casa, que le ofrecía un sueldo de mil 500 pesos semanales y que, además, le compraría los pañales y la ropa que necesitaran sus hijos; asimismo, le comentó que quería regalarle unas sábanas, cobijas y un colchón, algo que aceptó Paola y se citaron para el 3 de julio.

LA DESAPARICIÓN

A las 2:52 de la tarde del lunes, pasó Patricia Jiménez en un taxi a recoger a Paola Rico junto con sus dos hijos, a quienes había manifestado las ganas de verlos; la madre le preguntó si podían regresar en el mismo vehículo y recibió una respuesta afirmativa; se fueron.

Las horas pasaron y la familia preocupada no tenía idea del paradero, oscureció y sus familiares seguían sin aparecer; a la mañana siguiente, la hermana fue a denunciar la desaparición, pero, al no portar su INE, las autoridades policiales de Xochimilco, le negaron la denuncia, regresó el miércoles y fue aceptada; sin embargo, su papá sí pudo levantar el reporte en la misma alcaldía.

No obstante, aquel martes, la mujer aparentemente preocupada se apareció en casa de Paola y la familia reunida la encaró, pero ella negó toda responsabilidad, se mantuvo seria, conversaba por su celular a cada momento e incurrió en una serie de enredos al hablarles.

“Ella solo fue para querer que no sospechen de ella, pero todo el tiempo se la pasó hablando por celular y cuando le hacíamos preguntas por mi hermana solo se contradecía, decía que había ido en el mismo taxi, luego en otro taxi, se enredaba, hasta que, así como vino, toda silenciosa, así se fue”, afirmó la hermana.

El miércoles, las autoridades emitieron la Alerta Amber y la familia se dirigió a Indios Verdes a pegar carteles pidiendo ayuda. El sábado, el padre, José Manuel Rico Monroy, recibió la llamada del Ministerio Público de Tlalpan que le informaba que habían encontrado un cadáver con las características de su hija y la credencial del INE con sus datos.

“LE PIDO AL PRESIDENTE AMLO JUSTICIA PARA MI HIJA Y MIS NIETOS”

En un terreno baldío en San Miguel Topilejo, Tlalpan, el padre reconoció a su hija con el rostro desfigurado por quemaduras y el cuerpo lleno de mutilaciones; al día siguiente, domingo, la policía le indicó que había sido encontrado vivo su nieto, de un año y medio, abandonado en un parque en Coyocán.

El lunes, el comandante de la Policía de Investigación de Feminicidios se comunicó con José Rico y le informó que su nieta, de tres meses, había sido encontrada viva, secuestrada por Patricia Jiménez Rivas en un hotel de Los Reyes La Paz, en el Estado de México.

Al momento de la captura, Jiménez Rivas tenía en su poder el celular de Paola y dos más. Ese día la presunta perpetradora fue puesta a custodia de las autoridades en la penitenciaría de Santa Martha Acatitla.

Luego, se realizó la primera audiencia con la presencia de su hermana Yuritzi Guadalupe Rico y, en la segunda, solo recibió por correo electrónico el veredicto que indica la prisión preventiva para Patricia Jiménez Rivas durante la duración de las investigaciones y la vinculación en el delito de secuestro agravado contra la menor de tres meses.

“Fue una impresión muy fea, jamás pensé que le hicieran tanto daño a mi hija. La intención de esa mujer era vender a mis nietos porque en su celular hay mensajes de contactos con extranjeros, y yo solo le pido al presidente Manuel López Obrador justicia para mi hija y mis nietos”, declaró Rico Monroy.

Los menores se encuentran en poder de la Fiscalía, donde la madre de Paola y su yerno están realizando los trámites correspondientes para que se los entreguen. Respecto al delito de asesinato, la autopsia recién fue realizada el jueves 13 en el Servicio Médico Forense de Niños Héroes, y se le ha asignado un abogado de oficio a la familia, que aún no se pone en contacto con ellos, al cierre de esta edición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *