Más

Suscribirse

Redes Sociales

Luis Miguel calienta con su inagotable energía la fría y húmeda noche de Quito

EFE/ José Jácome
EFE/ José Jácome

Francisco Racines

La incondicional e inagotable energía del cantante mexicano Luis Miguel calentó la fría y húmeda noche de Quito en la que puso a cantar y bailar a unos 30.000 fanáticos que se dieron cita en el estadio olímpico Atahualpa, el gran escenario de la capital ecuatoriana que se rindió ante el ídolo mexicano.

Su concierto había sido esperado con ansiedad por el público ecuatoriano, después de que su única presentación en el país andino como parte del ‘Tour 2024’, hubiese estado hasta pocas semanas antes bajo la sombra de la incertidumbre.

Y es que las restricciones para realizar eventos masivos bajo el estado de excepción decretado a nivel nacional contra el crimen organizado casi dejaran a Ecuador sin ver a Luis Miguel, a pesar de que las entradas se pusieron a la venta hace seis meses y se agotaran en pocos días.

La lluvia que durante gran parte del día cayó sobre Quito respetó al ‘Sol de México’ para la hora de su presentación en el Atahualpa, donde arrancó con el éxito ‘Será que no me amas’, un tema que hizo estallar al público, que luego se deleitó al ver completada la terna de inicio con ‘Suave’ y ‘Miénteme’.

‘Te necesito’, ‘Hasta que me olvides’, ‘Dame’ y ‘Por debajo de la mesa’ formaron parte de su repertorio inicial, suficiente para calentar a un público que acudió al Atahualpa en una noche fría, como rezago de una fuerte lluvia y niebla, pero que se abrigó al calor del sol mexicano.

Clásicas baladas como ‘Yo te amé’ y ‘Somos novios’, tema original del compositor Armando Manzanero, adornaron la tanda más romántica del artista, iluminada por un juego de potentes luces que acompasaban las melodías y por las llamativas pulseras de luz que los asistentes blandían al unísono.

Y cuando menos se lo esperaba, la voz del mítico Michael Jackson sonó en el estadio para acompañar a a Luis Miguel en una interpretación que parecía un dúo perfecto, como también pasó luego con la de Frank Sinatra.

Luis Miguel, que parece vivir una nueva juventud a sus 53 años, regresó a su repertorio donde destacó ‘Entrégate’, justo cuando alcanzó a tomar un dron que lo grababa en el escenario para realizar tomas de su actuación con el estadio completamente lleno de fondo.

Con la euforia al máximo, apareció con el Mariachi Vargas para interpretar ‘La bikina’, que retumbó en el Atahualpa, para seguir con el popular ‘Te vas porque yo quiero que te vayas’, con el que despidió a su elenco.

Luego reapareció con su aclamado tema ‘La incondicional’, cantado a pulmón vivo por el público, que vio cerrar el espectáculo con grandes globos y un popurrí donde destacó ‘Ahora te puedes marchar’ y ‘Cuando calienta el sol’, que sellaron de modo apoteósico la presentación del astro mexicano.

Después de Quito, el ‘Tour 2024’ de Luis Miguel proseguirá esta semana con dos presentaciones, el sábado 24 y el domingo 25 en el Estadio Nacional de Lima (Perú), para a la siguiente semana hacer otros dos conciertos el viernes 1 y el sábado 2 de marzo en el Estadio Nacional de Santiago de Chile. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *