Más

Suscribirse

Redes Sociales

Los países en guerra del Medio Oriente

Desde el inicio del sionismo hubo una nueva mirada del mundo que con el tiempo se convirtió en un nacionalismo que sería alterado por las grandes guerras y por la creación de estados, grupos terroristas, el intervencionismo internacional y por un antagonismo singular entre persas y árabes.

El medio oriente es una zona de grandes riquezas como lo revelan los países que dominan los principales negocios de energías fósiles como Qatar y los Emiratos Árabes Unidos; sin embargo, este territorio es vasto y se extiende hasta África, sus fronteras son Irán y Egipto.

El tema religioso y político han sido los principales ejes de una serie de conflictos armados; el movimiento más grande y que ha devenido en un conflicto regional interminable es el de Israel y Palestina, que inició con el nacimiento del sionismo a finales del Siglo XIX, cuya doctrina postula el derecho histórico y deber nacionalista de los judíos de regresar a su tierra prometida en Israel.

El movimiento toma su nombre de la colina Sion, ubicada en Jerusalén, donde se encontraba el templo de Salomón y establece que, por “derecho de retorno”, los judíos deben establecer el Estado Judío a nivel político y totalitario en el territorio que ocupa Palestina, lo que detonó en el gran hostigamiento posterior.

No obstante, la Primera Guerra Mundial tuvo como resultado la colonización de las tierras del Medio Oriente por parte de Francia e Inglaterra; un sistema de presión que se basaba en lo político más que en la clásica sumisión orgánica del pueblo, como en la antigüedad, pero que limitó los poderes de los califas y generó un malestar tremendo entre las naciones; un ejemplo importante de la duración de este estado fue que Irak fue el único territorio que consiguió su independencia antes de 1945.

La Segunda Guerra que brindó el macabro holocausto impactaría de tal forma que el movimiento sionista que rápidamente adquiriría más adeptos y los líderes israelíes, encabezados por Ben Gurión, Presidente de la Agencia Judía, presentaría en Estados Unidos el “Programa Bitmore”, que postulaba la creación del Estado Judío en Palestina y la apertura del país a recibir inmigrantes.

La posterior necesidad de partir Palestina fue analizada y votada por la ONU en 1947, pero la resolución llegó al año siguiente cuando las nuevas potencias mundiales Estados Unidos y la Unión Soviética, decidieron apoyar la conformación del Estado de Israel; esta situación daba el puntapié a la antigua colonización inglesa y francesa y el mundo de oriente medio también navegaba en la Guerra Fría.

LA GUERRA FRÍA DE MEDIO ORIENTE

Muchos expertos consideran que el Medio Oriente durante la Guerra Fría se convirtió en un ajedrez para las grandes potencias, porque no actuaron de forma colonizadora sino apoyando a diversos bandos; pues, el equilibrio geopolítico fue rápidamente copado por los poderes: árabe con Arabia Saudita y persa con Irán.

Ambos no se han enfrentado directamente, pero históricamente alimentan conflictos regionales importantes en Yemen, Líbano, Siria, Irak y en diferentes partes de África.

Arabia Saudita es la cuna del mundo musulmán, que es mayoritariamente habitado por los sunitas, cuenta con una gran producción de petróleo y se autodenomina el protector del Islam; asimismo, sus aliados son los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Bahréin, Egipto y apoya al gobierno oficial de Yemen.

Irán –de mayoría chiíta– desde su revolución en 1979, mantiene una versión particular del Islam, y con ella ha mantenido cierta influencia en el territorio; no obstante, es uno de los productores más importantes de petróleo en el mundo y comparte con Arabia Saudita, gran parte del Golfo Pérsico.

Siria, Líbano y Yemen que, tras la Primavera Árabe, estallaron en guerras civiles, son espacios donde se han gestado las organizaciones terroristas ISIS, Hezbolá y Hutíes; por su parte, Irak, después de la invasión estadounidense quedo en un gran vacío geopolítico que aprovecharon los grupos terroristas Al Qaeda e ISIS.

Los expertos también coinciden que el fin de la Guerra Fría no fue el fin del apoyo, pues en la actualidad Rusia tiene como un aliado importante a Irán y el gobierno sirio; mientras que Estados Unidos apoya a Arabia Saudita y a Israel.

LA PRINCIPAL ACTUALIDAD

Actualmente, el grupo terrorista denominado Daésh o Estado Islámico, que se creó tras el califato Irak-Siria y se encuentra inmiscuido en la guerra civil de Siria que lleva 12 años, ha perpetrado un plan nacional e internacional al desplegar una sofisticada propaganda que ha conseguido la simpatía y unión de varios musulmanes jóvenes residentes en Occidente y Oriente, quienes estuvieron detrás de la matanza en la revista francesa Charlie Hebdó o en la de la sala Bataclan de París o en la del aeropuerto de Bruselas, entre otras.

Sin embargo, las últimas noticias respecto al conflicto sirio que inició con la dura represión gubernamental, datan que, para la Liga Árabe, el presidente Bashard al Asad –que se ha negado a salir del poder– es el ganador y, por ello, han anunciado que readmiten a Siria como estado miembro después de haberlo vetado estos 12 años.

Yemen, que en la Primavera Árabe de 2011 destituyó al presidente Abdalá Saleh, quien llevaba más de 30 años en el poder, y tras un referéndum en 2012 lo sustituyó por su vicepresidente Abdo Rabu Mansur Hadi, mantiene una lucha interna desde 2015, encabezada por el movimiento rebelde del sur del país denominado hutí que es contrario a Hadi.

Estados Unidos, Arabia Saudita y otros países árabes apoyan al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, mientras que los hutíes son apoyados por Irán; sin embargo, la pobreza de Yemen ha llegado a convertirlo en uno de los países que afronta la peor crisis humanitaria del planeta porque sus habitantes no cuentan con alimentos ni materias primas para subsistir y son presas del terror diario de una guerra sin final aparente

En Afganistán todo el conflicto moderno inició después del atentado a las Torres Gemelas de 2001, cuando Estados Unidos invadió el país con el objetivo de derrocar el régimen de los talibanes y destruir a la red terrorista que se adjudicó el atentado: Al-Qaeda.

La ocupación duró 20 años, pero la corrupción y los constantes ataques terroristas y demás conflictos culminaron con la retirada de las tropas estadounidenses, ordenada por el presidente Donald Trump en 2021; acto que fue aprovechado por los talibanes quienes inmediatamente tomaron el poder e instauraron un régimen más estricto honrando la “sharia” o ley islámica.
(Con información de EFE)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *