Más

Suscribirse

Redes Sociales

Los países bálticos no registran aumento de viajeros rusos en fronteras

Estonia, Letonia y Lituania no han registrado por el momento un aumento en el número de ciudadanos rusos que tratan de cruzar sus fronteras con el fin de evadirse de la movilización parcial decretada ayer, miércoles, por el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Todos ellos comparten frontera con Rusia -en el caso de Lituania, con el enclave de Kaliningrado- y sus Gobiernos se mantienen escépticos en lo que respecta a la posibilidad de admitir a posibles desertores rusos y firmes en su negativa a aceptar a turistas de ese país.

Kristine Petersone, una portavoz del Servicio de Guardia de Fronteras letón, declaró a Efe que en los últimos cuatro días han entrado en Letonia de forma legal 1.132 ciudadanos rusos, mientras que 23 han sido rechazados.

Todos los admitidos lo fueron bajo alguna de las excepciones previstas por la ley, que exime a los residentes legales en el país báltico, sus familiares, así como a diplomáticos y trabajadores de ciertas categorías, como los marinos.

Aunque ninguno de estos individuos solicitó asilo en la frontera, según medios letones un total de 12 rusos han pedido protección una vez dentro del país.

No obstante, el ministro de Exteriores Edgars Rinkevics reiteró ayer que debido a razones de seguridad, Letonia no expedirá visados humanitarios o de otro tipo para los rusos que se evadan de la movilización ni cambiará las restricciones para los visados del espacio Schengen introducidas el 19 de septiembre.

“Muchos de los rusos que ahora huyen de la movilización no tenían problema en matar a ucranianos y no protestaron entonces. No es correcto considerarles objetores de conciencia,” escribió en su cuenta de Twitter.

La primera ministra estonia, Kaja Kallas, también repitió ayer que los rusos no serán bienvenidos. “Estonia es un hogar para nuestra gente, no para refugiados de conveniencia de un estado agresor,” dijo, en un discurso televisado.

Juri Estam, un analista político estonio, explicó a Efe que existen informaciones contradictorias sobre el número de vehículos rusos que están intentando entrar en Estonia a través del cruce fronterizo de Narva.

Agregó que desde las autoridades ha habido algunas señales de que Estonia podría aceptar estudiar algunas solicitudes de asilo, pero que por el momento no parece haber muchos intentos de entrar al país con ese propósito y enfatizó que en estos momentos no hay “jaleo” en la frontera.

También en el caso de Lituania, el Ministerio de Exteriores ha manifestado que los rusos afectados por el decreto de movilización parcial no recibirán un trato preferencial ni serán capaces de obtener refugio en el país báltico, aunque hay indicios de que Lituania podría aceptar estudiar solicitudes de protección de forma limitada e individual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *