Los migrantes en México

224 vistas
6 min lectura
EFE

Los migrantes en nuestro México querido y saqueado por décadas, al igual que en muchos países, en la historia de nuestra querida nación, han llegado a trabajar muy duro.

Muchos somos hijos de migrantes, y hay de todo tipo de credo, convicciones y razas; católicos, judíos, libaneses, musulmanes, cristianos, etcétera, de diferentes países.

Pocos presidentes lo entendieron, así como además de la ayuda humanitaria, vieron que contribuirían al desarrollo del país en los diferentes sectores, creando desde abajo fuentes de empleo y pago de impuestos, como el general Lázaro Cárdenas, hombre de grandes convicciones que ayudó a miles de familias, que llegaron sin cobijo y sin dinero, dándoles facilidades no electoreras a esas personas y grupos.

Muchos que trabajaron de manera honesta, triunfaron. En México, con trabajo y sacrifico, libaneses, judíos y españoles, formaron comunidades de trabajo arduo y tenacidad, con gente honesta y luchadora; y jamás se polarizó la sociedad.

Y así hay millones de mexicanos que viven en Estados Unidos y son triunfadores, luchadores que van contra corriente para salir adelante de manera honesta.

Esta semana el Presidente mencionó a un hombre público que no tengo el gusto de conocer y fue calificado de una manera poco agradable y fuera de lugar, estoy de acuerdo, pero de ahí a que el mandatario crea que la comunidad judía tenga algún parecido con dictadores del pasado, no creo que haya pasado por su cabeza.

En lo personal, creo que el Presidente gobierna para todos, pero es un hombre con aciertos y probablemente errores, como es normal en un ser humano. Pero de ahí a que se le quiera matizar en otro sentido, no creo que sea el camino.

Tenemos a un buen hombre de Presidente, pero el reto es enorme y además de estar rodeado de mucha gente zalamera y palmeros, pocos son los que realmente lo ayudan.

Seguramente a muchos no les gusta su estilo, pero es lo que hoy tenemos afortunadamente, y es necesario como sociedad no polarizar y no dividirnos. Al contrario, debemos estar más unidos y ayudarlo, señalando oportunidades y a funcionarios corruptos que en poco tiempo la historia los señalará, seguramente.

En muchas áreas podrá haber funcionarios corruptos, así como gente honesta que se juega la vida por su trabajo, sobre todo del orden público y seguridad. Seguro habrá otros que no lo hacen, en fin, la historia lo dirá y el destino los alcanzará.

La realidad es que el número de pobres que recibió el Presidente es enorme y el reto es mejorar todos y cada uno de los rubros sin politiquería ni lambisconería.

Los temas son muchos: salud, agua, educación, seguridad para las personas y seguridad jurídica, etcétera. La sociedad debe valorar el papel de cada uno en este concierto de necesidades y de manipulaciones de intereses de grupos de poder de antes y de ahora, que se crean al cobijo de la 4T.

Insistimos: el reto es muy grande para una sola persona. Se vale señalar, advertir y mejorar. Una materia urgente es la seguridad de la ciudadanía, y que realmente se le informe al Presidente la realidad y sus posibles soluciones, y no atrincherarse en una oficina de gendarmerías, a pasar datos falsos para endulzarle el oído al mandatario.

México tiene los medios y capacidad, la gente y los motivos para resolver cada uno de los temas. Al margen de hoy, les preocupa más su estatus político o cuidar el hueso que otros temas de origen y para lo que fueron contratados.

El panorama es complejo, pero tenemos hoy, sea como sea, gasolina accesible para los que usan y tiene carro, un tipo de cambio muy aceptable, una inflación que dentro de todo el contexto mundial puede mejorar.

Y no olvidemos que seguro los expertos podrán refutar lo que hace el Presidente, pero la realidad es que le dejaron un país en una crisis terrible.

México es un solo México, y así como hay gente judía de primera con todas sus capacidades –de investigación, de tecnología, etcétera–, también existen libaneses que son extraordinarios comerciantes y le dan trabajo a miles de familias mexicanas, a través de sus negocios, que venden abarrotes a bajo precio en beneficio del pueblo, así como españoles del mismo tipo; la lista es larga.

Somos un solo país y hoy, lo menos que nos conviene, es dividirnos más. Al contrario, la grandeza de México somos todos. Ya basta de dividir, es hora de más soluciones. <<

carlos.bayo@angelmetropolitano.com

Twitter: @CaBayodeTroyaMx

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

El Ocean Viking con 291 migrantes a bordo pide urgentemente un puerto

Siguiente noticia

Todo es posible