Los circos de México levantan de nuevo sus carpas tras la crisis

55 vistas
4 min lectura
Fuente: EFE

El circo mexicano, que atravesaba tiempos difíciles por la prohibición de animales en espectáculos y la pandemia de la covid-19, empieza a levantar de nuevo sus carpas y a reencender sus luces, como demuestra el Forever Circus en el sureste mexicano.

“Por la pandemia del coronavirus fuimos de los primeros negocios que cerraron y los últimos en abrir en el país y en (el estado de) Yucatán reiniciamos en marzo pasado, es decir, dos años exactos no tuvimos actividad en México”, cuenta este jueves a Efe el payaso Pope Pope, dueño del circo.

El artista, de nombre Luis Gaspar Mejía, cumplió un sueño de vida al crear su propio palacio de carpa, y ahora la esperanza lo abraza al vislumbrar un horizonte favorable para el espectáculo

El público quiere salir y le sigue gustando el circo, donde la magia se vive como en ningún otro sitio”, manifiesta.

Además, los pequeños que visitan por primera vez un circo salen contentos.

Ven un mundo diferente, ya que en ningún otro lugar se estimulan tanto los sentidos con los colores, aromas y sabores”, opina.

 

UNA CRISIS TRAS OTRA

La pandemia de covid-19, que ha dejado en México casi 6 millones de casos y más de 326.000 muertes, la quinta cifra más alta del mundo, provocó el cierre de los espectáculos y la reducción de aforo en 2020.

Pero además el circo tuvo que adaptarse antes a la prohibición de usar animales salvajes que arrancó en 2015.

Aún así, la carpa sigue siendo «mágica, un imán para convocar a la familia y envolverlo en ese universo mágico y peculiar”, asevera Mejía.

Sin animales, dice que el circo tuvo que reinventarse.

Ahora son temáticos y vamos hacia en meta”, afirma.

Esta temporada, que Forever Circus emprendió en Yucatán y continuará por otros estados del sureste como Quintana Roo, Campeche y Tabasco, ofrece un espectáculo totalmente tradicional, con acróbatas, payasos, bailarinas y artistas sorpresas.

«Primero resolveremos las carencias ocasionadas por dos años de inactividad”, dice con pesar y enumera seguros de vehículos vencidos, baterías y llantas inservibles. “Pero gracias a Dios la lona está bien”.

Pope Pope, quien hace muchos años ofrecía conferencias para profesionalizar a los payasos en el sureste mexicano, dijo que había unos 25 circos medianos y pequeños que recorrían ciudades y pueblos en la región, pero “muchos emigraron a Estados Unidos, porque ahí aún trabajan con animales”.

“A los cirqueros del vecino país les permiten trabajar con camellos, cebras, elefantes y tigres”, asegura.

Pope Pope revela que lleva 27 años de trayectoria y es feliz, pues cumplió un sueño: tener su propio circo y marcar la diferencia al impartir conferencias para payasos en Mérida.

“Doy gracias a Dios porque soy profeta en mi tierra, aunque soy licenciado en hotelería y me fue bien, nunca pensé en poner una agencia de viajes, siempre quise tener un circo”, confiesa.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

El cuerpo de Debanhi Escobar será exhumado

Siguiente noticia

México dice que camión de tragedia migrante es de Texas y no cruzó frontera