Más

Suscribirse

Redes Sociales

López Obrador defiende el petróleo y alerta contra la transición energética apresurada

EFE
EFE

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, conmemoró el aniversario de la ‘Expropiación Petrolera’ con una defensa cerrada del petróleo como motor del “progreso para lo pueblos”, a la vez advirtió contra los riesgos de una transición energética demasiado apresurada.

“En México y en el mundo el petróleo siempre ha despertado la codicia, ha generado la opresión, la violencia y el sometimiento, pero también ha significado progreso, justicia, patriotismo y bienestar para los pueblos”, destacó en su discurso en un evento en la Torre Pemex, sede principal de  Petróleos Mexicanos Pemex en la capital mexicana.

Hace 86 años, el entonces presidente mexicano Lázaro Cárdenas expropió el petróleo a empresas privadas extranjeras que lo explotaban y lo convirtió en propiedad de México, fecha que se celebra con una jornada festiva nacional.

López Obrador consideró a Cárdenas como uno de sus grandes referentes al subrayar que el petróleo de México “siempre ha sido una tentación para propios y, sobre todo, extraños”.

“Calcular tiempos” de la transición energética

Sobre la oposición de parte de la opinión pública a su preferencia por los combustibles fósiles, el presidente dijo que en los últimos tiempos ha surgido” una corriente de opinión en contra del petróleo y de otras energías fósiles”.

Esto, ahondó, llevó a plantear que se elimine su utilización y a poner en práctica la producción de energías limpias y renovables, acerca de las cuáles lanzó una advertencia.

“Debemos calcular bien los tiempos de esa transición energética para no volver a caer en México en la dependencia del extranjero, por dejar anticipadamente de invertir en la extracción de petróleo y en la producción de gasolinas y combustibles”, sentenció.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) adquirió recientemente 13 plantas a la energética española Iberdrola, en lo que calificó como un nuevo acto de “nacionalización”.

Hace dos semanas, la aspirante presidencial opositora Xóchitl Gálvez prometió cerrar las refinerías de Cadereyta y de Ciudad Madero, ambas en el noreste de México, por contaminantes.

Pero López Obrador insistió en la cautela: “Mientras no tengamos la total certeza de que podemos sustituir el petróleo sin dificultad y en poco tiempo, sigamos con la estrategia que hemos adoptado”.

“¡Qué viva Pemex!¡Qué viva el general Lázaro Cárdenas del Río!¡Qué viva la Expropiación Petrolera!”, terminó el presidente.

El crecimiento de Pemex

El Gobierno de López Obrador ha invertido cerca de 574.000 millones de pesos (más de 34.000 millones de dólares) en Pemex desde diciembre de 2018, según expuso el director general de la petrolera, Octavio Romero Oropeza, en enero pasado.

Esto incluye la rehabilitación de las seis refinerías existentes, la adquisición de la de Deer Park en Estados Unidos y la construcción de la nueva de Dos Bocas, en el sureste mexicano.

Pemex producía 300.000 barriles diarios de gasolina, diésel y turbosina en noviembre de 2018, un mes antes del inicio de esta Administración, pero en 2023 cerró en 655.000, según las autoridades. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *