Lo que no sabías que te puede engordar

323 vistas
4 min lectura
Pixabay

El ver cómo tu báscula te va aumentando kilos poco a poco y no saber la razón exacta puede llegar a ser frustrante; en especial cuando estás haciendo pequeños cambios que piensas que son opciones más saludables para mejorar tu estilo de vida, y al no ver muchos resultados, abandonas todo esfuerzo sin darte cuenta de que, en realidad, esos kilitos se deban no solo a la comida, sino a tu cuerpo reaccionando a factores que no son tan obvios para ti, por ejemplo:

Vivir en una zona con mucho tráfico:

El ruido de los camiones, los cláxones de los coches, la contaminación y el estrés de estar tanto tiempo en el mismo lugar hace un 30% más probable que tengas sobrepeso.

El exceso de ruido y estrés pueden provocar que los niveles de cortisol en tu cuerpo aumenten, lo que te hace más propenso a acumular más grasa en el cuerpo, además de no poder dormir bien por diferentes ruidos de la ciudad en las noches, lo cual también afecta tus hormonas.

Vivir lejos de tu trabajo:

El viajar por mucho tiempo al trabajo también puede aumentar tu peso. Esto se debe a que, en muchos casos, un viaje más largo significa menos tiempo para hacer ejercicio y más tiempo en el coche o transporte público, lo que a veces también nos puede llevar a estar picando alimentos por aburrimiento en el tráfico.

Afortunadamente, puedes resolver este problema con más facilidad por ejemplo bajándote una parada de autobús antes de lo habitual y camina un poco, o si vives cerca de la oficina, intenta utilizar la bicicleta de vez en cuando.

Programas de comida en la tele:

Si te gusta la comida y la cocina, entonces hay una buena posibilidad de que veas programas de cocina o concursos de comida en la tele.

Estos pueden hacer que aumentes de peso por dos razones. La primera es que seguramente ves estos programas desde la comodidad del sillón de tu casa, promoviendo un estilo de vida sedentario y la segunda, son los tipos de recetas que surgen en los programas, ya que muchos de ellos no son tan saludables, pero se ven tan apetitosos que despiertan antojos en ti, haciendo que comas alimentos densamente energéticos.

Así que, si vas a ver programas de cocina, ¡velos mientras estás en el gimnasio! Y busca las recetas con menos cantidad de grasas o calorías.

Y, por último, la edad:

Esta es la única condición que es inevitable. Es normal que lleguen personas al consultorio diciendo que subieron de peso en los últimos años, pero que comen lo mismo que cuando tenían 20… ¡Pues claro! Con el paso de los años tu metabolismo va disminuyendo, y le cuesta más trabajo quemar las calorías. Así que necesitamos más ejercicio y menos comida para mantener el metabolismo en marcha.

Algunos estudios muestran que el ejercicio podría ser aún más importante que la dieta para el mantenimiento del peso a largo plazo, ya que el músculo ayuda a acelerar tu metabolismo.

Recuerda que en cualquier etapa de tu vida debes de seguir una dieta balanceada y con suficiente ejercicio, para ayudarle a tu cuerpo a quemar calorías de manera más eficiente.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Cuba celebrará coloquio virtual dedicado a Hemingway

Siguiente noticia

López Obrador admite descenso en la vacunación tras menor disponibilidad de dosis