Lo que no sabías de las algas marinas

447 vistas
3 min lectura

Dra. Julia Salinas Dücker

Médico especialista en Nutrición Clínica

Tw:@juliasalinas

Facebook: Dra. Julia Salinas Dücker

Instagram: @antojodiabolico

Las algas son un alimento con muchos beneficios para la salud, y se han vuelto tan populares que ya no son solo protagonistas del sushi, pues ahora las encontramos en gran variedad de platillos y bocadillos saludables. Las algas marinas son una excelente fuente de proteína, y no solo estoy hablando de la típica alga nori, pues también existe el alga wakame, la kombu, agar agar, la palma de mar y por supuesto la espirulina.

Estas “verduras del mar” poseen un sabor salado agradable, llamado umami que proviene de una combinación equilibrada de minerales que se encuentran de forma natural en el océano.

¿Por qué consumir algas marinas?

Aunque su consumo sea más popular en lugares como China, Japón o Corea. El principal atractivo de las algas es su bajo aporte calórico y su alto contenido en fibra y minerales, principalmente calcio, magnesio, potasio, fósforo, yodo, hierro, zinc, cobre, selenio, manganeso, cobalto y sodio. Algunas variedades tienen un contenido muy alto de yodo, por lo que no es recomendable consumirlas diariamente, mientras que otras, como las algas agar, contienen muy poquito y puede ser utilizada como sustituto de grenetina para hacer platillos vegetarianos.

Las algas también son ricas en clorofila, fibra y muchos nutrientes más; se cree que pueden ser la mejor fuente de hierro biodisponible pues solo una cucharada de alga seca puede contener hasta 35 mg de hierro acompañado de vitamina C que mejora la absorción de este mineral a la sangre ayudando a combatir la anemia.
Las algas pardas (como son el alga kombu y wakame) contienen una cantidad única de yodo; el yodo se encuentra en muchos tipos de pescado, productos lácteos, y la sal yodada, pero si sigues una dieta vegana, las verduras de mar son una gran fuente de este mineral esencial para el buen funcionamiento de la tiroides.

Por otro lado, la parte viscosa de las algas pardas es rica en un compuesto llamado “fucoidan” que ha sido muy estudiado por sus propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas y por ser utilizado como tratamiento para la osteoporosis, ya que mejora la fijación del calcio en los huesos.

Este producto, aunque se venda en seco, mantiene todos sus nutrientes y pueden llegar a ser tan versátiles como la espinaca. Algunos tipos de alga seca requieren rehidratarse en agua tibia o lavarse para acentuar el sabor y se pueden agregar a un huevo en el desayuno, en tiritas sobre tu arroz, agregarlos a diferentes sopas, estofados o espolvorearlas sobre tus botanas favoritas.

Foto Pixabay

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

México vive un Miércoles de Ceniza adaptado a los tiempos de Covid-19

Siguiente noticia

Detectan venta de vacunas falsas anticovid en Nuevo León