Las reflexiones de Judith Butler

70 vistas
4 min lectura
EFE

Judith Butler, nacida en 1956, es una filósofa actual norteamericana, cuyos aportes para la ética, la política y el feminismo han sido esenciales en el mundo del siglo XXI. Sus trabajos han generado gran impacto en la filosofía, el derecho, la sociología y las ciencias políticas del día de hoy. Esta reconocida filósofa nos lleva a pensar en nuestro mundo, y a reflexionar sobre nosotros mismos; así también, nos conduce a visualizar posibles soluciones a los problemas que más impactan al ser humano.

Hace unos días, dio una conferencia desde California, en el festival del Aleph, organizado por la coordinación y difusión cultural de la UNAM. En esta presentación digital, Judith Butler nos estimula a pensar, de manera crítica, lo que significa desde la pandemia actual tener un mundo habitable, en otras palabras, en tener un mundo realmente vivible. Una cosa es el planeta Tierra, y otro el mundo humano, aquel espacio que hemos hecho habitable. Hoy el planeta Tierra nos ha puesto un límite; si se vuelve inhabitable, nuestra vida será necesariamente miserable e invivible.

Si destruimos la Tierra, acabamos con el mundo que habitamos y esta destrucción la hemos logrado en nombre de la libertad individual, cosa que nos hace repensar nuevamente en el concepto de la ética que se refiere a la libertad. La libertad individual tiene que ser restringida, acotada, es imposible la vida de una serie de individualidades incapaces de pensar en todos los demás.

Con esta pandemia nos hemos tenido que retirar del mundo temporalmente, y en esta situación, la naturaleza vuelve a tomar sus espacios. Así nos vuelve a recordar que estamos interrelacionados, que somos interdependientes unos de otros, por si acaso lo habíamos olvidado.

Interrumpimos la producción y los viajes por miedo a ser contagiados, no por una conciencia clara del daño hecho a la naturaleza; si de aquí en adelante aprendemos a producir menos, o con mayor conciencia ecológica habremos entendido lo suficiente para seguir haciendo un mundo habitable. Ahora tenemos que vivir con restricciones, ampliando la conciencia a la idea de que no somos individuos aislados, sino parte de un todo, entonces haremos un mundo mejor que antes.

Ahora, la pandemia nos exige que acotemos nuestra libertad individual, que pensemos, no solamente en nosotros, sino en los otros también. Me cuido para no contagiarme y también para no perjudicar a otro. Me doy cuenta de mi vulnerabilidad, y tú también te percatas de ello y sólo así sé que mi vida está sujeta a las de otros. Es decir, ya no sólo dependo de mí, cada uno de nosotros depende de todos los demás. ¿Cómo fue que llegamos a pensar que la vida era individual, que estamos separados de otros? Judith Butler dice, llegó el momento en que tengo que pensar en los demás. Yo coincido con su pensamiento, sin embrago, me temo que salgamos de esta crisis con un individualismo más exagerado, ojalá me equivoque amable lector.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Dar sin esperar

Siguiente noticia

Humedales basados en la naturaleza como solución a la sequía en México