/

Las redes abarcan toda nuestra vida

82 vistas
4 min lectura
Las redes
Foto: Especial / pexels

Es innegable el uso de las redes en la vida cotidiana. Desde los años 80., han ido introduciéndose en todo momento y situación. Este fenómeno nos ha simplificado la existencia, por ejemplo, para mí, vida profesional, hubiera sido imposible con la pandemia, seguir adelante con mis cursos. Sin embargo, no todo es maravilloso en el mundo cibernético y todos lo sabemos.

He aquí algunos problemas que presenta vivir virtualmente y el colapso que podrá causar si no nos cuestionamos su uso.

Internet es una herramienta, es un medio de comunicación más, así como las computadoras, tabletas y celulares inteligentes.

Un medio sirve, para fines más grandes que el propio medio. Es decir, estos instrumentos deben ayudarnos a ser mejores personas y así, perfeccionar nuestro mundo. Para que esto se logre, tiene que usarse virtuosamente, queriendo decir éticamente; no basta con aprender a usarlos, tenemos que cuestionarnos siempre el para qué, y siempre será para lograr una vida más justa, libre y feliz, al menos esa es mi opinión.

Pues bien, el mundo digital se introduce en el mercado, creando mayor comodidad y eficacia en nuestros intercambios comerciales; sin embargo, cada vez más cuentan las empresas con nuestros datos, en ocasiones me impresiona la cantidad de cosas que saben sobre nuestra vida profesional, familiar e íntima. Preguntémonos ¿quién maneja nuestros datos e información? Voluntariamente la damos pues nos conviene, pero llegará un momento en que ¿pueda eliminarlos si ya no es aceptable para mí? Y queda ya fuera de la voluntad propia el hacerlo o lograrlo.

Te invitamos a leer: Los peligros de las redes sociales(Se abre en una nueva pestaña del navegador)

La vida digital se introduce en nuestras relaciones sociales, captando toda la información de nuestras relaciones. Parecería irrelevante, sin embargo veo los múltiples peligros que corremos en Facebook, Instagram, Twitter, en donde desconocidos, que cuesta trabajo ver su peligrosidad, interactúan con nosotros; nuevamente cedimos nuestra voluntad a ello y le dedicamos a ello gran parte de nuestras vidas.

Por otro lado, la ciberpolítica, en donde las acciones políticas ahora son dobles: en el teclado y fuera de él. Así se juntan dos ámbitos, dos mundos distintos que son las actividades públicas junto con las actividades en la red. Ahí en el ciberespacio se puede engañar, mostrar lo falso como verdadero; iniciar discusiones que pueden llegar al absurdo, porque no las enfrentamos cara a cara con otro, políticos y ciudadanos se esconden, inventan, crean imágenes falsas, desvían el interés de lo importante.

Internet revolucionó la vida política y social; la globalización es gracias a ella. Sí hay más participación, cosa que favorece a la democracia, pero también paradójicamente hay más abusos y manipulación. Recuerdo ahora una frase que mi padre nos decía a mis hermanos y a mí “cuándo obedecerán por voluntad propia”.

Mi pregunta es ¿qué tanto el mundo digital me ha convertido en una persona libre? Será que cada vez “la Matrix” esté más próxima, este tema habría que abordarlo más ¿no creen?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Julio Urías, en modo súper estrella

Siguiente noticia

Museo Van Gogh instala maqueta táctil para personas ciegas