La vida espiritual y sus diferencias con la religiosidad

279 vistas
4 min lectura
Rosario Sarmiento

Muchas personas confunden espiritualidad con religiosidad y no son sinónimos. La espiritualidad abarca más aspectos y puede o no contener a la religión. Pero, veamos esto de manera más precisa. La religión es una actividad humana que junta, regula a personas bajo la misma creencia en un Dios o varios dioses, todas ellas se estructuran en torno a la fe en una o más fuerzas superiores al ser humano. Las religiones interpretan a la vida, ofrecen a los seres humanos consuelo y esperanza, pero, al mismo tiempo prometen castigos a los que no cumplan sus preceptos.

Las religiones construyen un código ético, obligan a seguir dogmas, principios y rituales.  Se proyectan mediante símbolos, tales como mitos o relatos sagrados, inspirados o revelados por el ser superior, estos pueden ser orales o escritos. El mundo religioso posee templos, reliquias, objetos de arte sacro. En ellas se siguen expresiones corporales y rituales ordenados y obligados por los jerarcas. Las religiones formas instituciones, iglesias que necesitan de personas que ayuden a guiar a los feligreses, ya sea un profeta, sacerdote, pastor, rabino, imam o chamán, estas personas tienen jerarquías en su estructura.

En cambio, la espiritualidad no requiere obedecer a ninguna religión organizada, no tiene estructuras jerárquicas. Es algo personal, vivido en la singularidad del sujeto o también en forma comunitaria. La vida espiritual tiene como objetivo formar personas más conscientes, lograr mejores niveles de vida no material, así como fomentar el desarrollo de las capacidades del espíritu En la vida espiritual se puede o no incluir una religión. Se puede decir que en la espiritualidad vivimos experiencias internas en donde tenemos la alegría de sentirnos vivos, esto a través de un sentimiento de integración con la vida y el mundo.

Ahora bien, en cuáles manifestaciones humanas se expresa la espiritualidad; por ejemplo, en diferentes actos creativos de la vida humana, como el arte, también la podemos experimentar en la necesidad del encuentro a través de la comunicación con otras personas. Otra forma de manifestar nuestra vida espiritual es, en la necesidad del contacto con la Naturaleza y en el respeto y el servicio a los seres vivos.

Asimismo, la realizamos al tener empatía hacia todos los seres vivos del planeta. Los valores espirituales son, por ejemplo, la generosidad, la honestidad, la esperanza, la búsqueda de la paz y la armonía que, aunque también son llamados valores religiosos o éticos, la espiritualidad termina por contenerlos a todos ellos.

Creo que ahora podemos entender un poco más, puedo ser una persona en busca de la vida espiritual sin llevar a cabo ningún tipo de religiosidad; aunque también puedo seguir a una religión organizada para mejorar mi vida espiritual. En conclusión, la espiritualidad se manifiesta como un convencimiento profundo de que la existencia tiene un valor y un sentido trascendente que puede llevarnos a ser mejores seres humanos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Acusan por posesión de armas a Frank Clark, de los Chiefs de Kansas City

Siguiente noticia

Japón quiere empezar a expedir pasaportes de vacunación a final de julio