La vacuna Covid-19 podría ser robada por criminales  

92 vistas
11 min lectura

La posibilidad de interferencia del crimen organizado sobre el programa de vacunación contra el Covid-19 es real, dice una fuente de la Fiscalía General de la República

Por J. Jesús Lemus

En los próximos días y semanas seguirán llegando nuevas dosis inmunológicas con las que se fortalecerá el programa nacional de vacunación contra la Covid-19, pero hay un riesgo que no se ha calculado por el gobierno federal, este riesgo ya fue alertado por la Interpol: El crimen organizado podría interferir en el proceso de vacunación.

Según la Interpol en 194 países, incluido México, existe un alto riesgo de que las células del Crimen Organizado se apropien por la fuerza de algunas dosis de vacunación, o al menos interfieran en las campañas locales de vacunación a través “de una amplia variedad de delitos y engaños para sacar el máximo provecho del miedo y la incertidumbre generados en torno al virus”.

De acuerdo a un comunicado emitido en Francia por la oficina central de la Interpol, “los delincuentes están aprovechando la actual situación (de los programas emergentes de vacunación) para dar con nuevas formas de hacerse de dinero”, lo que podría derivar en el robo de vacunas o la aplicación de cobros de piso para permitir que la vacuna llegue a los lugares más apartados de cada país.

“En concreto, hemos observado cómo han aumentado la oferta de productos médicos falsificados, las estafas y la ciberdelincuencia”, dice la Interpol en su comunicado, donde también refiere que esta institución se encuentra dispuesta para ayudar a los organismos policiales de todo el mundo a combatir estos delitos, “pero también animamos a la población a mantenerse alerta y a seguir nuestros consejos para preservar su seguridad”.

En el caso particular de México, la observación de la Interpol cobra relevancia; la delincuencia organizada ya comenzó a manifestar su interés para lucrar con la vacuna. El fenómeno ya se registra en el ámbito digital, en donde han aparecido algunas páginas de internet que suplantan la personalidad de las farmacéuticas, para ofrecer en venta la vacuna, aun cuando se sabe que esta no puede ser comercializada.

El caso de fraude más claro es el de la página apócrifa www.pfizermx.com, en la que está publicado un número telefónico para hacer pedidos de venta al público de la vacuna. La referida página ya fue desconocida por la farmacéutica Pfizer, pero aun así sigue operando, ofreciendo una dosis de vacuna por 2 mil 500 hasta 7 mil pesos.

Sobre este hecho la Secretaría de Salud del gobierno de México ha alertado a la población, estableciendo que la vacuna solo estará disponible a través de canales oficiales, recomendado a la población no hacer ningún tipo de negociación, pues además de que la vacuna no está a la venta al público, se corre no solo el riesgo de un fraude económico, sino de una afectación a la salud.

Una posibilidad nada lejana

La posibilidad de interferencia del crimen organizado en México sobre el programa de vacunación contra el Covid-19 es real, según reconoce una fuente de la Fiscalía General de la República (FGR), que habló para Ángel Metropolitano: “no solo a través de fraudes desde internet, sino físicamente. Pues en nuestro país hay por lo menos 190 regiones consideradas como focos rojos donde los grupos del crimen organizado mantienen una clara presencia”.

De acuerdo a la FGR, en suelo mexicano hay por lo menos 190 regiones que son controladas plenamente por al menos 37 células criminales que operan al amparo de los poderosos carteles de las drogas de Sinaloa, Arellano Félix, de Juárez, del Golfo, de Los Zetas, Los Caballeros Templarios, La Familia Michoacana, Santa Rosa de Lima y Jalisco Nueva Generación.

Una fuente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) confirmó que la alerta hecha por la Interpol, sobre la posible interferencia del crimen organizado en las campañas de vacunación contra Covid-19, es muy posible en México, pues en esa dependencia se cuenta con información que apunta a que algunas células criminales tratarán de hacerse de la vacuna.

La posesión de la vacuna en manos de la delincuencia organizada, según un agente del CNI, podría ser sin con fines de comercialización, tal vez para aplicarla entre los miembros de esas organizaciones o para presionar al cobro de piso o extorsión a los trabajadores de la salud, a los gobiernos locales o a la propia Secretaría de Salud.

Hay que recordar que hasta el momento las posibles intenciones de los grupos del crimen organizado de apropiarse de las vacunas no se han hecho evidentes, esto debido a que los primeros ensayos de vacunación se están llevando a cabo dentro de las zonas militares, bajo el resguardo de los elementos del Ejército

La delincuencia, presente en las crisis

Para funcionarios de la PGR y del CNI no hay duda de que una vez que la vacunación contra la Covid-19 se masifique y comience a extenderse a todos los rincones del país, será cuando podrían surgir los robos de vacuna, pues la inoculación a la población de zonas remotas estará a cargo solo del personal del sector salud, apoyado posiblemente solo por policías locales.

El robo de vacunas, según establecen las fuentes consultadas expertas en seguridad, podría también tener como razón la distribución de esas dosis con sentido social, pues muchos grupos delincuenciales tienen como prioridad la creación de una base de apoyo entre la comunidad, donde la entrega de la vacuna en forma gratuita les ayudaría a ganar simpatías.

Esta no sería la primera vez en que grupos del crimen organizado salgan a la luz pública en plena crisis social, con la intención de ganar adeptos entre la comunidad; en nuestro país existen antecedentes recientes de los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, Los Zetas, Los Caballeros Templarios, La Familia Michoacana y del Golfo, haciendo entrega de despensas y víveres, en algunas regiones y momentos difíciles, tratando de mostrar una cara amable de la criminalidad.

Las zonas consideradas como focos rojos para la seguridad del programa nacional de vacunación contra la Covid-19, son La Paz, Baja California Sur; Tijuana, Baja California; Culiacán y la zona serrana de Sinaloa; Ciudad Obregón, Cajeme y Cananea, en Sonora; la zona urbana de Durango y la zona serrana de esa entidad; Ciudad Juárez, Guadalupe y Calvo y la zona de la sierra de Chihuahua; Saltillo, la zona de la Laguna y la zona carbonífera de Coahuila.

También podría haber incidentes en la región norte de Nuevo León, incluyendo la zona urbana de Monterrey; en las regiones de Ciudad Victoria, Matamoros y Tampico, en Tamaulipas; en la zona urbana de San Luis, y las áreas conurbadas de Matehuala y Ciudad Valles, en San Luis Potosí; en Fresnillo y la capital del estado en Zacatecas; en Rincón de Romos y Calvillo en Aguascalientes.

Igualmente el robo de vacunas o extorsiones en torno al programa de vacunación, podría suceder en la zona de Tepic y Compostela, en Nayarit; en la zona urbana de Guadalajara, Puerto Vallarta y la región de Autlán, en Jalisco; en la región de Pénjamo, Abasolo, Valle de Santiago, Irapuato y Yuriria, en Guanajuato; en San Juan del Río y Ezequiel Montes, en Querétaro; en Apatzingán, Huetamo y la zona de Zamora, en Michoacán; En Jojutla y Zacatepec, en Morelos; en Teziutlán, Cuetzalan, Chignahuapan y Tehuacán, en Puebla.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Pierde Trump a su Vicepresidente Mike Pence y el control del Senado, mientras arde Washington

Siguiente noticia

López Obrador lee carta en la que pide disculparse a España por la conquista