Más

Suscribirse

Redes Sociales

La unidad del país es necesaria

Dejar de polarizar es una buena opción, pues cada vez quedan menos expectativas que no estén acabando de dividir lo que queda del partido Morena.

Ese candidato que surja, además de leal al país, debe serlo con el Presidente.

Lo hemos advertido. ¿Qué culpa tiene el pueblo de soportar tan bajo nivel de política y qué soluciones reales hay para la falta de agua y seguridad?, por ejemplo.

No es con bailes graciosos o a ver quién tiene más likes en las redes sociales; son soluciones prácticas y, en ocasiones urgentes, para ir solucionando los temas rectores del país.

Tenemos muchas ventajas que aprovechar, pero la mejora debe venir desde adentro, desde el Poder Legislativo, que debe comportarse a la altura de las necesidades de país y de su gente.

Nosotros los mexicanos somos un pueblo luchón, solidario, entrón y hoy más informado y politizado.

No por mucho madrugar se amanece más temprano, dice el adagio popular, pero en muchas administraciones en la historia del país se han dado movimientos y trasformaciones, y existe uno o varios idiotas útiles, que son aquellos que se rasgan las vestiduras por el jefe lo imitan o lo usan de conejo-señuelo.

Nuestro Presidente, cada día que pasa, nota quién está con él y quién no.

Nuestra agenda interna también marca pautas foráneas. Y no sólo es la sucesión y los temas internos, seguir llevando el liderazgo que México tiene en América Latina.

La unidad del país le corresponde al siguiente mandatario.

Hoy México necesita un gran pacto de recuperación, no solamente en la parte política, pues es necesario un gran acuerdo diferente, donde la sociedad se sienta protegida con seguridad; acogida en la enfermedad por un sistema de salud sin retóricas baratas ni emulando fórmulas que no podrán ser aplicadas en corto plazo; de educación con miras a mediano plazo y hecha por expertos.

Y no menos importante es una reconstrucción de planes acuíferos y de campo de donde nace la vida. Nos estamos quedando sin agua y no se escucha ninguna propuesta así.

La reconstrucción debe ser fresca, jovial y que incluya a toda la sociedad. Un México 2024-2050 ecológico, acorde al nuevo orden mundial, apoyando a sus socios comerciales y viceversa, con un respeto internacional, que siempre se ganó.

Y no escuchando a un decrépito senador de poca monta de Luisiana, EE. UU., quien, por ganar sus cinco minutos de reflectores, dijo que “si no fuera por Estados Unidos, los mexicanos comerían comida para gatos”. Este legislador insulta la raíz de un país que ya quisiera el estado que representa tener a cualquiera de las entidades mexicanas.

Pero qué podemos decir de ese hombre que representa uno de los estados más pobres de su país, con crímenes y violencia en aumento, y que viene a tratar de darnos clases de moral, cuando la mayoría de armas no son mexicanas ni tampoco los mayores consumidores de drogas.

Los problemas son complejos y con mucha cooperación de ambas partes se podrán ver soluciones.

No olvidemos a ese senador americano fantoche, quien va de salida, que necesita a México para que lo volteen a ver… <<

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *