Más

Suscribirse

Redes Sociales

La UNAMA reporta 19 muertes y 26 heridos por minas de guerra en Afganistán

Al menos 19 personas murieron y otras 26 resultaron heridas entre mayo y junio de este año víctimas de explosiones de minas todavía activas en Afganistán, pese al fin de la guerra hace ya dos años, informó hoy la misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA).

La mayoría de las víctimas por este tipo de incidentes eran niños, de los cuales 16 murieron y 23 resultaron heridos en los últimos dos meses, de acuerdo con un informe publicado por la UNAMA sobre la situación de los derechos humanos en Afganistán.

Desde la llegada al poder de los talibanes, el 15 de agosto de 2021, hasta el pasado 30 de mayo, el organismo internacional contabilizó 701 muertos y 2.113 heridos por ataques indiscriminados con artefactos explosivos ​​en áreas pobladas, incluidos lugares de culto, escuelas y mercados.

La UNAMA denunció también casos de ejecuciones extrajudiciales por parte de los talibanes contra antiguo personal militar o funcionarios del depuesto gobierno del país.

Según esto, también se registraron asesinatos de personas acusadas de pertenecer al grupo yihadista Estado Islámico (EI), que opera en Afganistán a través de su filial, el ISIS-K o el Estado Islámico de Korasán.

En concreto, la UNAMA destacó dos incidentes recientes ocurridos el pasado 1 de junio en la ciudad de Jalalalbad, cuando se encontraron dos cadáveres de supuestos miembros del EI; y el 20 de junio, cuando los talibanes arrestaron a una persona acusada de pertenecer al grupo yihadista y tres días después fue hallado muerto.

La UNAMA criticó también las nuevas directrices del Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio que interfieren con las libertades de las mujeres, como la prohibición a visitar tumbas, cementerios o santuarios en la provincia de Kandahar.

Este veto se suma al reciente cierre de los salones de belleza femeninos que ordenó el Gobierno de los talibanes hace escasas semanas, y a una larga lista de prohibiciones que van desde el veto a la educación secundaria y universitaria, trabajar en ONG, así como salir a la calle con el rostro al descubierto o a viajar sin el acompañamiento de un familiar masculino.

Con excepciones limitadas, “desde el 5 de abril de 2023, todo el personal afgano de la UNAMA, mujeres y hombres, continúa trabajando desde casa para evitar un enfoque discriminatorio en el lugar de trabajo”, se indica en el informe. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *