La UE celebra que Kosovo aplace veto a documentos serbios y pide diálogo

120 vistas
3 min lectura
Fotografía: EFE

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, celebró este lunes que Kosovo vaya a posponer a septiembre la prohibición del uso de documentación serbia, decisión que iba a entrar en vigor hoy y que ha generado fuerte tensión entre Serbia y su antigua provincia, y llamó a las partes a dialogar para resolver sus diferencias.

“Acojo con satisfacción la decisión de Kosovo de trasladar las medidas al 1 de septiembre”, indicó Borrell a través de su perfil oficial en Twitter.

La noche del domingo surgieron fuertes tensiones entre Kosovo y Serbia con bloqueos de los pasos fronterizos y carreteras, a pocas horas del comienzo de la aplicación por parte de Pristina de la prohibición de documentos y matriculas serbias en Kosovo, medida a la que se oponen los serbios.

Borrell confió en que “se eliminen inmediatamente” todos los bloqueos y consideró que Kosovo y Serbia deben abordar cualquier asunto pendiente a través del diálogo entre las dos partes facilitado por la UE.

Enfatizó que deben “centrarse en la normalización completa” de sus relaciones, lo que aseguró que es “esencial para su integración en la UE”.

Kosovo anunció a finales de junio que prohibiría desde el 1 de agosto el uso de documentos de identidad y matrículas de Serbia en su territorio, en una decisión similar a la que el pasado septiembre generó una crisis que implicó que los dos países aumentaran sus fuerzas de seguridad en la frontera.

Finalmente, el Gobierno de Kosovo ha decidido aplazar por un mes, al 1 de septiembre, la aplicación de esa prohibición tras las tensiones que se vivieron anoche en dos puntos fronterizos.

La Fuerza Internacional de Seguridad para Kosovo (KFOR) de la OTAN informó en un comunicado de que está dispuesta a intervenir si se pone en peligro la estabilidad en el norte de Kosovo.

KFOR señaló que «tomará todas las medidas necesarias para mantener un entorno seguro en Kosovo en todo momento, de acuerdo con su mandato de las Naciones Unidas», que emana de la resolución 1244 de 1999.

Kosovo y Serbia llevan a cabo desde 2011 difíciles y poco fructíferas negociaciones para normalizar sus relaciones.

La antigua provincia serbia proclamó en 2008 una independencia que Belgrado no reconoce y que ha sido apoyada por Estados Unidos y la mayoría de los socios de la UE, pero no por Rusia, China, India, Brasil o España, entre otros Estados.

EFE

JBR

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Kosovo aplaza la prohibición de documentos serbios tras tensiones del domingo

Siguiente noticia

Los Tigres lideran el Apertura 2022