Más

Suscribirse

Redes Sociales

La UE aprueba una ley para aumentar su producción de chips y depender menos de Asia

Los Estados de la Unión Europea (UE) dieron este martes luz verde a la Ley Europea de Chips con la que el bloque quiere duplicar su producción de semiconductores hasta cubrir el 20 % de la fabricación mundial y reducir así su dependencia de Asia para unos componentes clave en el desarrollo tecnológico.

El visto bueno de los países era el último paso necesario para que la ley pueda entrar en vigor, después de que a principios de mes la Eurocámara aprobase por amplia mayoría el acuerdo sobre la misma que habían alcanzado en abril.

“Con la Ley de Chips, Europa será un líder en la carrera mundial por los semiconductores. Ya podemos verlo en acción: nuevas plantas de producción, nuevas inversiones, nuevos proyectos de investigación”, dijo en un comunicado el ministro de Industria, Comercio y Turismo español, Héctor Gómez, que preside las reuniones entre sus homólogos al ostentar España la presidencia rotatoria de la UE.

La ley, organizada en tres pilares, prevé aumentar la capacidad de fabricar chips en territorio europeo, incluidos aquellos de vanguardia, consolidar el liderazgo europeo en investigación en semiconductores y favorecer el traslado de estas innovaciones al mercado, así como vigilar mejor las cadenas de suministros para anticipar crisis y responder a ellas.

Estará dotada con 3.300 millones de euros del presupuesto europeo, pero la Comisión Europea calcula que permitirá movilizar unos 43.000 millones de euros al atraer otras inversiones públicas, por ejemplo del fondo de recuperación pospandemia, y privadas.

La UE espera reducir así su dependencia de Taiwán y Corea del Sur, que tienen casi un duopolio mundial en la fabricación de chips – producen el 100 % de los más avanzados – y entrar en la carrera global por impulsar un sector al que China, Estados Unidos y Japón destinarán subsidios milmillonarios en los próximos años.

Para aumentar la manufactura de chips, la ley europea prevé identificar fábricas “primeras en su género” por sus procesos de producción o su nivel de innovación, que se beneficiarán de ayudas públicas adicionales y procedimientos administrativos acelerados.

Entre estas podrán incluirse aquellas que produzcan equipamiento para fabricar chips, un sector donde la UE cuenta con empresas líderes. También se beneficiarán de apoyo público adicional aquellos centros de diseño de chips que reciban un sello de “excelencia”.

Por otro lado, con el fin de favorecer la investigación en chips de última generación y la salida al mercado de las innovaciones, la ley prevé crear líneas piloto en las que experimentar con semiconductores avanzados a las que tengan acceso prioritario las grandes fábricas, así como apoyar el desarrollo de chips cuánticos y facilitar que pequeñas empresas obtengan financiación.

“A largo plazo, esto también contribuirá al renacimiento de nuestra industria y la reducción de nuestras dependencias exteriores”, dijo el ministro de Industria español.

La ley creará además un mecanismo de coordinación entre Comisión Europea y Estados para monitorizar las cadenas de suministro con el fin de anticipar problemas de abastecimiento y tomar medidas de emergencia en caso de crisis.

En ese escenario, Bruselas podría exigir a las empresas información sobre la situación de su producción, las factorías “primeras en su género” estarían obligadas a dar prioridad a los pedidos que la UE considere relevantes para responder a la crisis, y la Comisión Europea podría comprar chips en nombre de los Veintisiete.

Las empresas que incumplan se enfrentarían a sanciones de hasta 300.000 euros por no proporcionar información o multas periódicas de hasta el 1,5 % de su facturación diaria por no respetar los pedidos prioritarios.

La norma será publicada en el boletín oficial de la UE y entrará en vigor tres días después. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *